El presidente anunció que en julio se reunirá con su homólogo; rechazó asistir a la Cumbre de las Américas porque EU no se invitó a todas las naciones; Biden sufrió presiones, justificó

Si la Cumbre de las Américas es un fracaso será culpa de la comunidad cubana en los Estados Unidos, algunos líderes demócratas y republicanos extremistas que insisten en mantener una política injerencista, sentenció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador al confirmar que no acudirá a la reunión convocada por el presidente Joe Biden en Los Ángeles, California.

El mandatario mexicano aclaró que entiende la posición “muy difícil” en la que se encuentra su homólogo estadounidense, más “sería el colmo” acudir a un encuentro como este si se excluye a diversos países del continente

López Obrador advirtió que lamenta mucho no estar presente en el encuentro porque el presidente Joe Biden es un hombre bueno y por ello dijo que visitará la Casa Blanca el próximo mes de julio para insistir ante su homólogo estadunidense en la necesidad de integrar económicamente al continente y dejar atrás las políticas de exclusión que solo benefician a quienes están llenos de odio y rencor, como por ejemplo el senador Robert Bob Menéndez, quien se pronunció en contra de invitar a la cumbre a Venezuela, Nicaragua y Cuba por no existir democracia en esos países.

Ya basta de eso, si no, ¿cuándo van a haber cambios? Le mandé a decir al presidente Biden que lo voy a visitar en julio, voy a ir a verlo a la Casa Blanca y quiero tratar con él el tema de la integración de toda América (…) pero esto va a significar un cambio en la política, dejar la confrontación, dejar el odio, dejar la amenaza, los bloqueos, el injerencismo y optar por la hermandad”, expuso el presidente.

López Obrador reiteró que no acepta hegemonías de ningún lado ya que por más pequeño que sea un país, éste es libre y soberano en sus decisiones.

“Ya no nos vamos a quedar callados ante las ofensas a migrantes y a mexicanos (…) Así como hablo de la actitud del partido republicano, que seguramente van a manejar con sus voceros que fue un fracaso la cumbre, y sí puede ser, pero los responsables son ellos por sostener una política de cerrazón y no de apertura y éste senador del partido demócrata, el señor Menéndez y los dirigentes de la comunidad cubana en Florida y en Estados Unidos, que tienen una gran influencia pero la usan no para hacer el bien”, acusó el presidente mexicano.

En su posicionamiento, López Obrador dijo estar seguro que al gobierno de los Estados Unidos ya no le conviene mantener la misma política frente a Cuba e incluso, sostuvo que los ciudadanos estadounidenses “son de buen corazón” y tampoco están de acuerdo con las medidas de bloqueo a la isla caribeña imperantes durante la guerra fría.

“Un bloqueo a un pueblo por una potencia ¿no es una violación flagrante a los derechos humanos? Por eso no, a la cumbre y un abrazo al presidente Biden. Entiendo su situación. Es una política que han aplicado por décadas, pero si no se dice basta, no van a encontrar la salida (…) Es un tipo de genocidio, una tremenda violación de derechos humanos” destacó en su crítica López Obrador al reprochar que muchos medicamentos no puedan llegar a Cuba.

Desde su perspectiva, es momento de dejar de tratar como borregos a las personas frente a los amagos de los dirigentes de que no llamarán a votar por uno u otro partido si es que cambia la política injerencista.

Remarcó que puede ser que cubanos nacidos en los Estados Unidos piensen distinto a las cúpulas que llevan a cabo tales amagos al gobierno de los Estados Unidos.