El multimillonario Elon Musk está cada vez más cerca de presionar el gran botón rojo en su acuerdo de compra de Twitter en medio de sus incesantes demandas de que Twitter demuestre que sus usuarios son seres humanos de carne y hueso en lugar de bots de spam.

En una carta que el equipo de Musk envió a la principal abogada de Twitter, Vijaya Gadde, presentada ante la Comisión de Bolsa y Valores el lunes, el CEO de Tesla argumentó que la compañía no ha proporcionado suficiente información sobre la cantidad de bots que hay en Twitter en relación con las personas reales. Los abogados de Musk afirman que Twitter está obligada a enviar a Musk cualquier información que solicite sobre el estado de la empresa, pero hasta ahora se han negado a entregar toda la información.

Musk afirma que se trata de un “claro incumplimiento material” del acuerdo de fusión y que puede rescindir el acuerdo de fusión, si así lo desea.

La carta dice “el Sr. Musk cree que la empresa se resiste activamente y frustra sus derechos de información (y las obligaciones correspondientes de la empresa) en virtud del acuerdo de fusión”. Twitter envió una carta a Musk con fecha 1 de junio en respuesta a sus consultas el mes pasado, pero el hombre más rico del mundo aparentemente no estaba satisfecho.

Musk ha estado solicitando datos de usuarios específicos para comprender la situación de los bots. Anteriormente dijo que quería que su equipo hiciera un muestreo aleatorio para calcular la cantidad de cuentas falsas. El acuerdo de compra de Twitter establece que la empresa debe proporcionar cualquier información sobre su negocio, propiedades o personal, excepto cualquier cosa que pueda “causar un daño competitivo” a la empresa si el acuerdo no sigue adelante. Twitter ha dicho repetidas veces que las estimaciones internas del número de bots son inferiores al 5%.

La carta de Musk afirma que el CEO de Tesla no tiene que dar explicaciones para solicitar esta información, y que la obstinación de Twitter en proporcionar datos de los usuarios “está provocando más sospechas de que la empresa está reteniendo los datos solicitados” debido a lo que estos podrían revelar.

Musk afirmó que cualquiera que revise los datos estaría bajo un acuerdo de confidencialidad. Se sabe que el CEO de SpaceX usa bastantes acuerdos de confidencialidad para cualquier tipo de situación.

Twitter no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el lunes por la mañana.

Musk ha estado activando todas las alarmas por la situación de los bots desde mayo después de tuitear que el CEO de Twitter, Parag Agrawal, “se negó públicamente” a demostrar que los bots representan menos del 5% de los usuarios. En respuesta, Agrawal escribió un largo hilo de Twitter que intentaba explicar las dificultades y complejidades de encontrar exactamente cuántas cuentas de spam hay en la web. El CEO de Twitter dijo que estaban suspendiendo “más de medio millón de cuentas de spam todos los días, generalmente antes de que cualquiera las vea en Twitter”.

Reductivo e infantil como de costumbre, Musk respondió con un emoji de caca y luego preguntó: “¿Cómo saben los anunciantes lo que obtienen por su dinero? Esto es fundamental para la salud financiera de Twitter”.

Los propietarios de Twitter han notado lo nervioso que se ha vuelto Musk por el acuerdo. La compañía dijo anteriormente que “haría cumplir el acuerdo de fusión”, lo que implica acciones legales si Musk se retira. Los accionistas de Twitter ya han demandado a Musk, alegando que ha estado trabajando intencionalmente para reducir el valor de las acciones de Twitter con todo este alboroto. Las acciones de Twitter cayeron un 5% el lunes después de la noticia.