Cada 8 de junio se conmemora el Día Internacional de los Tumores Cerebrales con el objetivo de sensibilizar e informar a la población acerca de las causas, síntomas, riesgos y tratamientos de esta afección.

El origen del Día Internacional de los Tumores Cerebrales se remonta al año 2000 como una iniciativa de la Asociación de Tumores Cerebrales de Alemania.

Los tumores cerebrales ocupan el lugar 19 entre todas las neoplasias, y el décimo entre las más letales.

A nivel mundial, cada año se diagnostican cerca de 300 mil nuevos casos, que corresponden al 2.5 por ciento de la mortalidad por cáncer, de acuerdo con el sitio estadístico globocan 2018.

La mayor incidencia de tumores de cerebro se da entre personas de 60 años; en México, la media de edad es de 45 años.

¿Qué son los tumores cerebrales y cómo se originan?

Los tumores cerebrales son masas generadas por el crecimiento anormal de células en el cerebro, pudiendo originarse por causas genéticas y ambientales. Existen tumores cerebrales benignos o no cancerosos y tumores cerebrales malignos (cancerosos).

Se denominan tumores cerebrales primarios a aquellos que comienzan a aparecer en el cerebro. En cambio, los llamados secundarios o metastásicos ocurren cuando el paciente tiene células cancerosas en otros órganos del cuerpo como por ejemplo el pulmón o la mama u otro origen y que en algún momento de  de su evolución se extiende al cerebro.

La rapidez del crecimiento de un tumor cerebral puede variar. La tasa de crecimiento y la ubicación del tumor cerebral determinan cómo afectará el funcionamiento del sistema nervioso.

Las opciones de tratamiento del tumor cerebral dependen del tipo de tumor cerebral, así como su tamaño y ubicación.

Síntomas

Los síntomas de esta afección varían dependiendo de donde estén ubicados, tamaño y tipo de tumos.

Entre los signos y síntomas generales se encuentran los siguientes:

Dolores de cabeza que progresivamente se vuelven más frecuentes e intensos

Náuseas o vómitos

Problemas de la vista

Pérdida gradual de la sensibilidad o movimiento

Dificultad para mantener el equilibrio

Dificultades con el habla

Te sientes muy cansado

Dificultad de memoria y concentración

Convulsiones

Problemas de audición

¿Cuál es el tratamiento de los tumores cerebrales?

El diagnóstico de los tumores cerebrales se realiza mediante una evaluación médica por parte de un neurólogo, a través de distintas pruebas:

Análisis del líquido cefalorraquídeo.

Imágenes por resonancia magnética (RMN).

Tomografía computarizada (TAC).

Biopsia.

El tratamiento de los tumores cerebrales depende del tipo, el tamaño y la ubicación del tumor, así como también del estado de salud del paciente.

Para ello se han utilizado diferentes técnicas para extraer los tumores:

Intervención quirúrgica.

Quimioterapia.

Radiocirugía estereotáctica, con bisturí de rayos gamma.

Terapia dirigida, mediante la dosificación de medicamentos para contrarrestar células cancerosas específicas.