Los funcionarios separados del cargo son la titular de Protección Civil, el director de Infraestructura y la jefa del departamento de Barrancas, mientras que el secretario de Desarrollo Sustentable dejó sus funciones voluntariamente.

Cuatro funcionarios de Cuernavaca fueron separados temporalmente del cargo debido a las investigaciones tras el colapso del puente colgante durante la inauguración el Paseo Ribereño cuando el alcalde José Luis Urióstegui, junto con su esposa y otros miembros del ayuntamiento cruzaban por él, lo que dejó varios heridos.

Pablo Aguilar Ochoa, titular de Desarrollo Sustentable y Servicios Públicos, quien fue uno de los lesionados, decidió presentar su separación temporal del cargo para garantizar la transparencia en las investigaciones, la cual fue aceptada por el presidente municipal.

“Estoy dispuesto a todas las investigaciones que sean necesarias”, dijo el funcionario, quien señaló que el dictamen que elaboró Protección Civil y en el que se advertían deficiencias que debían ser atendidas antes de la apertura del lugar fue a solicitud de él.

Los otros funcionarios que fueron separados del cargo son: Paola Hernández Vargas, coordinadora de Protección Civil municipal, Raymundo Nova Castro, director de Infraestructura y Denia Brito González, jefa del departamento de Barrancas y Áreas Naturales Protegidas.

El dictamen emitido en marzo por Protección Civil de Cuernavaca indicaba que el Paseo Ribereño no podía abrir hasta que se revisaran y reforzaran los tensores del puente, la colocación de cinta antiderrapante en el piso de madera, así como la reparación y aplanado del acueducto que sirve de salida.

El alcalde indicó que de acuerdo con los funcionarios que fueron separados del cargo todos estos trabajos se realizaron, sin embargo, determinó que no siguieran en sus funciones hasta el resultado de las investigaciones para determinar si hubo omisiones de su parte.

En el caso de la titular de Protección Civil indicó que no realizó una revisión posterior para verificar que los trabajos se hubieran ejecutado correctamente y determinara que ya no hubiera impedimento para la reapertura del lugar.

Mientras que en el caso de la jefa del departamento de Barrancas y Áreas Naturales Protegidas, señaló que no consideró que el material que cubrían con primer en el puente ya tenía un desgaste natural ante condiciones como el tiempo y de humedad por el medio ambiente.

“No prejuzgamos sobre responsabilidades”, aseguró el alcalde y agregó que la Contraloría del municipio ya inició una investigación para determinar si alguien incurrió en responsabilidad administrativa.