El gobernador de Puebla dijo que no se pueden permitir linchamientos y aseguró que las autoridades trabajan en cada caso de violencia u otros delitos.

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, calificó como “un acto de barbarie” el linchamiento de Daniel Picazo González, un joven colaborador de la diputada Joanna Alejandra Felipe Torres,  ocurrido este fin de semana tras ser confundido con un robachicos.

Ante ello, el mandatario estatal llamó a los poblanos a regular su comportamiento social y a hacer “un alto a este tipo de actos”, ya que aseguró que las autoridades están trabajando en cada caso de violencia y delitos como la desaparición de personas.

“No puede ser que llegue algún rostro desconocido a un lugar y se diga véanlo es desconocido, trae placas de un lugar foráneo y por tanto viene a robar niños y vámonos”, dijo.

Aseguró que el caso ya se está investigando por las autoridades las cuales, dijo, “no pueden quedar simplemente observando lo que pasó”.

“Es un acto de barbarie, totalmente aberrante, en donde prejuicios, ignorancia, rumores, un ambiente de no creer en la autoridad está provocado por todo este momento que se vive en la sociedad”, comentó.

“Esto que ocurrió es algo gravísimo que en el orden de las cosas de la sociedad poblana no puede permitirse”, agregó.

Picazo González tenía 31 años y vivía en la Ciudad de México. Fue golpeado por pobladores en Papatlazolco, de la comunidad de Huachinango, hasta matarlo y después le prendieron fuego al cuerpo.

Los pobladores bloquearon el único acceso a la comunidad para evitar el ingreso de policías estatales y municipales.