Hace no mucho tiempo, para ser concretos en 2012 cuando los Yankees apenas acumulaban dos años de su más reciente título, se pensaba que el equipo de la gran manzana no podía ganarlo todo simplemente bateando home runs debido a que cuando llega el otoño las temperaturas descienden y los peloteros pierden calor.

Una década después, los New York Yankees por ahora  están desafiando el orden establecido en Grandes Ligas al marchar con el mejor récord 44-16 liderando el departamento de cuadrangulares con 98.

Los Yankees están conectando 1.6 cuadrangulares por encuentro, si mantienen el ritmo alcanzarán los 264 bambinazos al final del calendario, la sexta mejor cifra en la historia de MLB y la mejor para los Mulos desde que el mundo aprendió a convivir con el Covid-19.

Gran parte del aporte de cuadrangulares ha venido de Aaron Judge quien tiene 22.

La novena de New York viene de barrer a los Chicago Cubs en una serie de tres encuentros en donde los Yankees anotaron 28 carreras por sólo cinco en contra.

El conjunto de Aaron Boone es el único que ha perdido menos de 22 encuentros este año y si el beisbol tuviera una tabla general aventajaría a los Mets con cinco triunfos.

Los Yankees están imponiendo el pulso en la carrera por alcanzar la postemporada y si su vertiginosa cadencia se mantiene alcanzarán las 119 victorias, un récord histórico en MLB.

Sólo tienen que jugar .500 de ahora en adelante para ganar 95 juegos, una cantidad de victorias con la que se asegura prácticamente un lugar en los playoffs.

Este comienzo de 44-16 es el quinto mejor comienzo de 60 juegos en la historia de la franquicia detrás de 1939 (47-13), 1998 (46-14), 1953 (46-14) y 1928 (45-15). Los Yankees ganaron la Serie Mundial esas cuatro temporadas.

Durante la pasada temporada baja, los Yankees atendieron sus debilidades al mejorar su defensa del cuadro y reducir los ponches.

Gary Sánchez, Luke Voit y Gio Urshela salieron de la organización  y entraron Josh Donaldson, Isiah Kiner-Falefa y José Treviño. Recontrataron a Anthony Rizzo y movieron a Gleyber Torres a la segunda base a tiempo completo.

Los Yankees están a punto de comenzar quizás su tramo más difícil del año. Jugarán 20 juegos en 20 días a partir del martes, y los primeros 12 juegos son contra los Astros, los Tampa Bay Rays y los Toronto Blue Jays, equipos que estarían en playoffs si la temporada hubiera terminado hoy.

Sin embargo, los Yankees se han construido un buen colchón y son un club más completo que en los últimos años.