El Estado Mayor ucraniano anunció la retirada de sus fuerzas del centro de la ciudad de Severodonetsk, en un revés para Kiev en el este del país.

Las tropas rusas expulsaron al ejército ucraniano del centro de Severodonetsk, ciudad clave del este de Ucrania donde los dos bandos se enfrentan desde hace semanas para controlarla, anunció este lunes el Estado Mayor ucraniano.

Con el apoyo de la artillería, el enemigo llevó a cabo un asalto a Severodonetsk, con un triunfo parcial y expulsó a nuestras unidades del centro de la ciudad. Los combates continúan”, informó el ejército en Facebook.

Sergei Gaidai, gobernador de la región de Lugansk -de donde Severodonetsk es el centro administrativo para la parte controlada por las autoridades ucranianas- confirmó que las fuerzas ucranianas habían sido repelidas del centro.

Los combates en las calles siguen (…) los rusos continúan destruyendo la ciudad”, indicó Gaidai en Facebook, junto a imágenes de edificios en ruinas o en llamas.

La planta química Azot, donde se refugian civiles, fue objeto de bombardeos rusos, e instalaciones de depuración fueron alcanzas por los proyectiles, añadió el responsable.

En la ciudad vecina de Lysychansk, tres civiles, entre ellos un niño de seis años, fallecieron por los bombardeos en las últimas 24 horas, según el gobernador.

Para las tropas de Moscú, controlar Severodonetsk allanaría el camino para hacerse con otra gran ciudad del Donbás, Kramatorsk, una etapa importante para conquistar toda la región fronteriza con Rusia, que en parte ya está en manos de los separatistas prorrusos desde 2014.