La quinteta de Golden State se impuso por 104-94 sobre los Celtics de Boston en el quinto juego de las Finales, dejando la serie 3-2 a su favor tras ligar dos triunfos consecutivos

Comandados por un estelar Andrew Wiggins, los Warriors de Golden State batieron el lunes 104-94 a los Celtics de Boston y se adelantaron 3-2 en las Finales de la NBA, quedando a una victoria de conquistar el título.

El canadiense Wiggins, con 26 puntos y 13 rebotes, tomó el relevo de un apagado Stephen Curry (16 puntos), que se quedó sin anotar un triple por primera vez en sus 133 juegos de playoffs.

Los Celtics de Jayson Tatum (27 puntos) están obligados a ganar el sexto partido, que hospedarán el jueves en el TD Garden, para evitar que Golden State alce su cuarto campeonato desde 2015.

Los Warriors fueron el primer equipo en ganar dos partidos consecutivos en esta igualada serie y lo hicieron en un quinto juego que suele ser decisivo en unas Finales.

En las anteriores 30 Finales que llegaron a un empate 2-2, la franquicia que ganó el quinto partido se acabó proclamando campeón en un 73% de las ocasiones (22-8).

Condenados por sus pérdidas de balón (18 contra 6) y errores en momentos clave, los Celtics desaprovecharon que Curry estuvo insólitamente desacertado después de su descomunal actuación del viernes, en la que rescató a los Warriors en el TD Garden con 43 puntos.