La compañía retira el navegador, que prácticamente estaba en desuso, por sus vulnerabilidades y su lentitud.

El navegador Internet Explorer se despide definitivamente. A pesar de que en la actualidad esté en desuso y que nadie, o muy pocos, lo van a echar de menos, esta noticia es relevante porque decimos adiós a una de etapa de la era digital.

La compañía Microsoft retirará definitivamente la aplicación de escritorio de Internet Explorer 11, no obstante, mantendrá en algunas versiones empresariales. Esta decisión se ha tomado debido a que comparado con las prestaciones de otros navegadores Internet Explorer se ha quedado obsoleto: es lento, incompatible con los nuevos estándares e inseguro. Además, la propia compañía hace tiempo que puso en marcha el navegador Edge para sustituirlo.

Desde hace tiempo, Microsoft recomendaba usar Edge sobre todo por las vulnerabilidades de seguridad que Internet Explorer tenía. Aun así, Microsoft lo ha mantenido hasta este 15 de junio del 2022, en el que nos despediremos de la famosa ‘e’ azul, tras 26 años en el mercado.