El presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que los amparos contra el Tren Maya se llevan a cabo en las zonas con mayor plusvalía turística y que los grandes inversionistas son los que se han apoderado de esa región.

“En efecto, ¿Dónde están los amparos? Es en la zona de más plusvalía turística y son los grandes inversionistas que se han apoderado de toda esa región. No piensan en ejidatarios, campesinos, empleo, bienestar de la gente, que la gente que llega a Cancún pueda internarse y conocer las zonas arqueológicas de la región maya”.

En La Mañanera desde Palacio Nacional, López Obrador señaló que los inversionistas no se resignan a que haya cambios, pues dice, todo lo resolvían con moches porque son corruptos, “querían llevar a cabo una inversión en la Rivera Maya y sobornaban”. 

“Hacían lo que querían y financiaban a estos grupos seudoambientalistas y tenían también sobornados a los medios de comunicación. No en general. Siempre hay prensa independiente y libre. Pero eso ya se terminó”.

Además, el Presidente mencionó que la obra del Tren Maya es para que la gente que llegue a Cancún y Tulum pueda introducirse al sur de Quintana Roo, Bacalar, Belice, Campeche, Yucatán, Chiapas y Tabasco porque lo único que creció fue Cancún y la Rivera Maya, “el norte de Quintana Roo, en el sur hay mucho abandono, mucha pobreza”. 

Por eso, denunció que los empresarios no tienen mucho interés en beneficiar al pueblo y se disfrazan de ambientalistas, ecologistas, “son farsantes y viven de eso; hay muchas asociaciones que son financiadas por extranjeros”. 

“Engañan pero poco a poco van saliendo las cosas y se sigue trabajando porque la mayoría de la gente está de acuerdo con el tren. ¿Quiénes presentan los amparos? No son los dueños de la tierra, no son los ejidatarios, no son los campesinos, son estas asociaciones que no viven en las comunidades apoyados por intereses muy especiales, particulares”.