Durante la conferencia mañanera de este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado nuevamente sobre los supuestos delitos que se le investigan al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. Ante esto pide a la Fiscalía, la Unidad Financiera e incluso a Estados Unidos informar sobre el estatus de las investigaciones en curso.

Anteriormente el mandatario federal ya había sido cuestionado por la misma temática, sin embargo en ese momento era víspera electoral por lo cual prefirió evitar el tema. Hoy, por otro lado, respondió respecto a las acusaciones y manifestó su postura al respecto.

Las acusaciones contra el gobernador de Tamaulipas van dirigidas a la supuesta investigación por parte del FinCEN (Red de Control de Delitos Financieros, por sus siglas en inglés) por supuesto lavado de dinero, y la adquisición de aproximadamente 28 inmuebles en Estados Unidos y México, lo que consideran una situación alarmante y sospechosa.

Durante la conferencia también se le preguntó si el caso de García Cabeza de Vaca se trataba de una persecución política como han sostenido los abogados del mandatario, y otros funcionarios como el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte y ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte.

Al respecto, López Obrador indicó que no quiere pronunciarse al respecto ya que son investigaciones de otras instancias que están en curso.

“Ya no queremos nosotros pronunciarnos precisamente para que no se tenga la excusa o el pretexto de que se les está persiguiendo. Desde el principio he dicho que no es mi fuerte la venganza y tengo mi conciencia tranquila, no soy hipócrita, no tengo un doble discurso”.

Señala que el caso del gobernador de Tamaulipas inició como una investigación de la Fiscalía General de la República, “yo me enteré por los medios cuando empezaron a decir que era una persecución”.

Aseguró que las autoridades estadounidenses le enviaron al gobierno mexicano un oficio en donde le pedían su colaboración en el caso. Sin embargo, los defensores del gobernador de Tamaulipas afirman que el documento es falso.

“Los abogados del gobernador de Tamaulipas sostienen que ese oficio es falso, que fue falsificado; si es falso, pues hay que investigar y la Fiscalía tiene que decidir y las autoridades de Estados Unidos tienen que aportar pruebas que yo desde el principio he dicho que no vamos a fabricar delitos, como era antes, eso es ruin , es autoritarismo. La Fiscalía tiene que informar, el Poder Judicial, resolver”.

Por lo cual el mandatario pide de manera “respetuosa y cariñosa” a la Fiscalía de General de la República (FGR) y a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que “no tarden tanto, y lo mismo en el caso de Estados Unidos, no se avanza, hay muchísimas denuncias, y no avanzan y la justicia tiene que ser expedita”.

“La verdad nos hará libres”, concluyó.