El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no le gustaría subirse aun Ferrari ni hospedarse en un hotel de lujo, pues reiteró que no tiene aspiraciones de acumular dinero.

En la conferencia mañanera de Palacio Nacional, el mandatario aseguró que no está en contra de quienes tienen recursos, sino que le molesta muchísimo los que se robaban el dinero hasta de las medicinas.

“Vivo con mi trabajo, no aspiro a acumular dinero y también por eso no quiero ofender a nadie, porque no todo el que tiene es malvado. Pero yo soy feliz de esta manera y lo pensaría, de veras, y no quiero ofender a nadie, pero no me gustaría subirme a un Ferrari. Ni siquiera de acompañante, no me gustaría ir a un hotel de gran lujo, o sea, porque no me produce felicidad, al contrario, me produce remordimiento de conciencia”, dijo.

Ante la inminente publicación de un libro que trata el caso de La Casa Gris, el mandatario señaló que, si se tienen pruebas al respecto que se proceda legalmente, porque él no establece relaciones de complicidad con nadie y su escudo protector es la honestidad.

Además, comentó que, sin afán de ofender a alguien, su objetivo de vida es luchar por honestidad y principios, no por dinero. “Nunca he tenido una cuenta de cheques, nunca he tenido una tarjeta”, reiteró.

“Lo que yo estimo más importante en mi vida es la honestidad y yo no establezco relaciones de complicidad con nadie, y cuando digo nadie incluyo a mis hijos y familiares. Si no, ya me hubiesen destrozado estos mafiosos con sus voceros, no hubiese yo resistido”, sostuvo.