Jennifer Granholm, tiene previsto reunirse con los ejecutivos de las refinerías el 23 de junio

La secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, tiene previsto reunirse con los ejecutivos de las refinerías el 23 de junio, en momentos en que las tensiones entre la Casa Blanca y la industria petrolera aumentan por la subida de los precios de la gasolina, dijeron fuentes a Reuters.

Las conversaciones previstas se producen en un momento en que el presidente Joe Biden, presionado por los elevados precios de la gasolina, ha exigido a las empresas de refinamiento de petróleo que expliquen por qué no ponen más combustible en el mercado mientras obtienen beneficios inesperados.

Los principales grupos comerciales de la industria petrolera de Estados Unidos contestaron el miércoles por carta a Biden, señalando que las refinerías de petróleo del país ya están funcionando casi a plena capacidad.

Cualquier sugerencia de que las refinerías estadounidenses no están haciendo su parte para dar estabilidad al mercado es falsa”, dijo Chet Thompson, jefe de los Fabricantes Americanos de Combustibles y Petroquímicos.

Las empresas energéticas están disfrutando de unos beneficios extraordinarios desde la invasión rusa de Ucrania, ya que las sanciones estadounidenses contra Moscú se suman a una contracción de la oferta mundial que ha hecho que los precios del crudo superen los 100 dólares por barril.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos alcanzaron récords de más de 5 dólares por galón.