La invasión del crustáceo extranjero de mala calidad, principalmente de Perú, ha provocado que la producción del camarón nayarita se desplome 

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; viernes 17 de junio del 2022.- Colapsa la venta de camarón de granja de Nayarit ante la invasión de miles de toneladas del crustáceo procedente de otros países

En este momento, es muy común observar camarón a bajo precio y de mala calidad procedente de Perú, Ecuador y Belice que desbancan a la producción local, lamentó el diputado, Sergio González.

Desde hace un tiempo, con veda o sin veda, hay grandes cantidades del camarón en su mayoría de Perú lo que generó que el precio sea de los más bajos de los últimos años,

“Nunca habíamos tenido un precio tan bajo como hoy” y se refiere específicamente al camarón que se produce en las granjas que anteriormente se cotizaba en 120 pesos, pero hoy se vende a 75 pesos el kilo, específicamente el de 12 gramos.

Pero las cuentas no cuadran porque producir un kilo de camarón de granja sale en casi 60 peros y venderlo a 75, pues no queda prácticamente nada de ganancia y todo porque los mercados de Nayarit y de otros países se vieron inundados por la producción de otros países.

“Nosotros no podemos competir con Perú, Ecuador y Belice ya que a ellos les cuesta producir un kilo de camarón 17 y 18 pesos mientras que aquí sale en 60 porque se paga energía eléctrica a altos precios y la mano de obra también es más cara”, dijo el legislador.

Y es que existe una “racha” donde llega camarón de Perú y eso es lo que preocupa a los productores porque les afecta considerablemente porque en aquellos países están muy bien organizados. 

“Cada productor tiene su laboratorio hasta debajo de una palmita, ahí tienen su propia larva, el alimento lo producen ellos, la mano de obra es muy barata   y nosotros aquí gastamos en diésel, y a cómo está la energía eléctrica que utilizamos para poder producir camarón y eso es lo que nos da en la torre”.

El diputado Sergio González sostuvo que un grupo de productores partirán a la Ciudad de México para buscar que la autoridad federal meta orden en la llegada de estos productos que representan una competencia desleal para el sector.