Rusia comete un “verdadero crimen de guerra” al bloquear la exportación de cereales y granos de Ucrania, y debería ser responzabilizada por eso, afirmó el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

“Uno no puede imaginarse que millones de toneladas de trigo permanezcan bloqueadas en Ucrania, mientras que en el resto del mundo la gente sufre hambre. Esto es un verdadero crimen de guerra”, dijo Borrell al llegar para reunión de cancilleres de la UE en Luxemburgo.

“Rusia debe dejar de jugar con el hambre en el mundo”, apuntó por su parte ministra francesa de Relaciones Exteriores, Catherine Colonna.

La alta funcionaria francesa añadió que Rusia “debe poner fin al bloqueo de los puertos de Ucrania y dejar de destruir la infraestructura de almacenamiento” de ese país.

En opinión de Colonna, “dejar los cereales bloqueados es peligroso para la estabilidad en el mundo”.

Los cancilleres europeos inician este lunes en Luxemburgo una reunión cuya agenda incluye discusiones sobre las amenazas a la seguridad alimentaria a causa de la guerra en Ucrania, y también la “batalla narrativa” sobre el impacto del conflicto.

Borrell insistió en que las sanciones adoptadas por la Unión Europea no son responsables por las amenazas a la seguridad alimentaria.

“Las sanciones europeas impuestas a Rusia no se dirigen a productos agrícolas y fertilizantes. Se puede vender, comprar, exportar’, insistió.