la luz tenue puede interrumpir el sueño, lo que aumenta el riesgo de problemas de salud graves en los adultos mayores, encontró un nuevo estudio.

“La exposición a cualquier cantidad de luz durante el período de sueño se correlacionó con una mayor prevalencia de diabetes, obesidad e hipertensión tanto en hombres como en mujeres mayores”, dijo la autora principal del estudio Phyllis Zee, jefa de medicina del sueño en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago.

“Las personas deben hacer todo lo posible para evitar o minimizar la cantidad de luz a la que están expuestas durante el sueño”, agregó.

Dormir solo una noche con una luz tenue, como un televisor sin sonido, elevó el nivel de azúcar en la sangre y el ritmo cardíaco de los jóvenes durante el experimento de laboratorio sobre el sueño.

Medidas objetivas

El nuevo estudio, se centró en las personas mayores que “ya tienen un mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares”, dijo la coautora del estudio, la Dra. Minjee Kim, profesora asistente de neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en un comunicado.

“Queríamos ver si había una diferencia en la frecuencia de estas enfermedades relacionadas con la exposición a la luz durante la noche”, dijo

Los investigadores dieron a 552 hombres y mujeres de entre 63 y 84 años un actígrafo, un pequeño dispositivo que se usa como un reloj de pulsera y mide los ciclos de sueño, el movimiento promedio y la exposición a la luz.

las personas que dormían con niveles más altos de luz eran más propensas a acostarse y levantarse más tarde, y “sabemos que las personas que duermen tarde también tienden a tener un mayor riesgo de trastornos cardiovasculares y metabólicos”.

Qué hacer

Las estrategias para reducir los niveles de luz durante la noche incluyen colocar la cama lejos de las ventanas o usar persianas que bloqueen la luz. No cargues computadoras portátiles y teléfonos celulares en tu habitación donde la luz azul que altera la melatonina puede interrumpir tu sueño. Si persisten los bajos niveles de luz, prueba con un antifaz para dormir para proteger tus ojos.