El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, aseguró que la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Secretaría de Educación (SEP) estatal deben investigar la probable responsabilidad que tuvo una maestra del bachillerato Octavio Paz Lozano, quien habría orillado a uno de sus alumnos a suicidarse al ser víctima de bullying.

El mandatario afirmó que la SEP ya separó de su cargo tanto a la docente como al director del plantel, quien habría evadido las denuncias de la familia de Aldo Clavel, el joven que se quitó la vida; sin embargo, sostuvo que este hecho debe investigarse tanto penal como administrativamente.

“Ya fueron separados de sus cargos, yo le pido a los papás de Aldo Clavel que vengan a verme, le pido a mi equipo que hagan contacto con sus papás, yo no me quedaré solamente la parte administrativa, si existen pruebas, si existe todo un asunto de un vínculo que lo llevó a tomar esta decisión de salida falsa a los problemas se tiene que investigar por todas las vías, incluyendo la penal si es que existiera, es una cosa gravisísima lo que pasó, que vengan a verme, deseo platicar con ellos”.

Barbosa comentó que desde el fin de semana anterior solicitó al titular de la SEP estatal, Melitón Lozano Pérez, diseñar y publicar en el Periódico Oficial del Estado un protocolo para evitar y, en su caso, detectar cualquier acto de hostigamiento que un maestro pueda ejercer contra algún alumno durante la impartición de su materia o fuera de ella.

El gobernador afirmó que todas las personas han tenido “maestros estrictos” durante su etapa escolar, a los cuales se les rechaza en ese momento pero se les reconoce más adelante porque permitieron asumir valores relacionados al esfuerzo; sin embargo, dejó en claro que ningún docente puede ejercer presión a los estudiante a tal grado de provocar que se quiten la vida.