Sin calidad moral que el H. Ayuntamiento de Tepic imponga un contrato laboral

Por Sergio Mejía Cano

Tepic, Nayarit; martes 28 de junio del 2022.- Corre un fuerte rumor entre los trabajadores por contrato del actual H. Ayuntamiento de Tepic, Nayarit, que preside la señorita Geraldine Ponce; trabajadores que, antes eran considerador como bajo lista de raya y, que en la pasada administración de Francisco Javier Castellón Fonseca, se les pasó a denominar en lo sucesivo como trabajadores por contrato que ahora los están haciendo firmar el nuevo con vigencia de un año; pero lo extraño, aducen algunos de estos trabajadores es que, la vigencia entró desde el 1 de enero de 2022 y con vencimiento al 31 de diciembre del mismo año.

Y comentan varios de estos trabajadores que, dicho contrato no contiene ninguna firma de los que están nombrados al final de dicho documento y, al preguntar el porqué, los directivos de este H. Ayuntamiento, adujeron que posteriormente pasaría a la firma correspondiente.

Señalan también los trabajadores que se vieron en la obligación de firmar este documento; pero que grosso modo, algunos de ellos notaron que son más obligaciones y responsabilidades para la clase trabajadora que para la clase patronal, pues en algunas de sus cláusulas se les prohíbe hablar de política en horas de servicio, opinar de las supuestas anomalías que sucedan en esas horas; siendo que esto se podría considerar como un ataque a la libertad de expresión, ya que, por lo común, cuando un trabajador se da cuenta de que algo anda mal, pues por fuerza se tiene que comentar entre ellos mismos en el mismo momento en que suceden las cosas; sin embargo, en caso de que algún representante del gobierno municipal detecte que están hablando mal del H. Ayuntamiento, se harán las sanciones correspondientes.

Se podría decir que, si bien en este contrato que se titula “Contrato individual de trabajo por tiempo determinado” dice entre otras cosas que está apegado a la nueva ley burocrática recientemente aprobada, aducen algunos de los trabajadores que, por cierto, tienen estrictamente prohibido dar a conocer el contenido de dicho contrato, del que también por cierto no les entregaron una copia después de haberlo firmado, so pena de aplicarles sanciones en caso de que divulguen dicho contenido. Y he aquí lo que no casa, pues se supone que un gobierno municipal trabaja con dinero público y, tal y como se ha dicho constantemente por el actual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador de que, lo público, público es; sin embargo, de acuerdo a varios de estos trabajadores que, por obvias razones se omiten las fuentes, este H. Ayuntamiento se está comportando como si fuera una empresa privada y no pública, posiblemente derivado todo esto debido a que, en la pasada administración de Enrique Peña Nieto, se llevó a cabo una reforma laboral, en conde claramente se le da más apoyo a la clase patronal que a la trabajadora. Un claro ejemplo lo tenemos en que en caso de una demanda laboral y, el juicio se alarga más de un año, en caso de que se le diera la razón al trabajador y se ordenara al patrón pagar salarios caídos, únicamente está contemplado con esta reforma laboral pagarle nada más un año, así hayan pasado dos o más años.

Y, a propósito de que no se debe dar a conocer el contenido de este contrato individual de trabajo por tiempo determinado a terceras personas, ¿qué va a hacer un trabajador cuando tenga que demandar ante la junta de conciliación y arbitraje? En primer lugar, aunque quisiera dar a conocer el contenido de las cláusulas que rigen este contrato, no lo podrá hacer el trabajador debido a que no les han proporcionado copia al momento de firmarlo; por lo que se entiende que la mayoría de los trabajadores del H. Ayuntamiento, posiblemente nada más traigan en la mente lo que alcanzaron a captar al momento de leer dicho contrato, por lo que claramente se ve que el trabajador lleva las de perder.

Pero hay otra cosa que de inmediato salta a la vista de acuerdo a lo dicho por la fuente: que este H. ayuntamiento de Tepic, Nayarit, no tiene la calidad moral para hacer tantas exigencias a sus trabajadores, sobre todo porque no cuentan con las prestaciones de ley como seguridad social, Infonavit ni servicios médicos de ninguna clase, por lo que siempre están expuestos a que, en caso de alguna enfermedad o accidente, se tienen que rascar con sus propias uñas y, peor tantito, es que los magros salarios que perciben no dejan margen para atenderse con médicos particulares.

Si el H. Ayuntamiento de Tepic no les proporciona las prestaciones de ley, ¿con qué cara les exige?

Sea pues. Vale.