De acuerdo con AMLO, la nueva Refinería de Dos Bocas ‘es una gran obra’ que podrá tener una producción de 340 mil barriles diarios de petróleo

*Tendrá un costo de entre 11 y 12 mil millones de dólares

El presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), inauguró hoy, 1 de julio de 2022, la primera etapa constructiva de la Refinería Olmeca en Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco.

En compañía de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller; la secretaria de Energía, Rocío Nahle; el director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero; el gobernador de Tabasco, Carlos Manuel Merino, y otros funcionarios, AMLO cortó el listón inaugural de la Refinería Dos Bocas.

Después, López Obrador recorrió las instalaciones de la Refinería Olmeca y aseguró que es un sueño hecho realidad.

Además, este 1 de julio se cumplen cuatro años del triunfo electoral de AMLO, por lo que también ofreció un mensaje de Gobierno.

De acuerdo con AMLO, Dos Bocas tendrá un costo de entre 11 y 12 mil millones de dólares, por encima de los ocho mil millones de dólares que costaría hace tres años, cuando arrancó la obra.

López Obrador afirmó que la nueva refinería “es una gran obra” que podrá tener una producción de 340 mil barriles diarios. “Vamos a producir en esa refinería el 20-25 % de toda la gasolina que producimos en el país”.

La Refinería de Dos Bocas es una de las apuestas de López Obrador para “rescatar” a Petróleos Mexicanos (Pemex).

AMLO anunció en diciembre de 2021 que Pemex dejaría de exportar petróleo en 2023 para procesar dos millones de barriles diarios para consumo interno con la construcción de Dos Bocas, la modernización de las seis refinerías existentes y la recién adquirida Deer Park en Houston, Texas.

Pero la Refinería Dos Bocas ha afrontado recursos legales de ambientalistas por la afectación del ecosistema y protestas de trabajadores que han denunciado malas condiciones laborales.

Además, Pemex perdió cuatro mil 936 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2021 después de perder 21 mil 417 millones de dólares en 2020 en la “peor crisis de su historia”, según admitió la propia petrolera.