Eugueni Yunakov, responsable de la ciudad ocupada de Veliki Burluk, en Járkov, murió por la explosión de una bomba bajo su coche.

*El ataque fue cometido por saboteadores ucranianos infiltrados tras las líneas rusas, según la prensa rusa.

Un responsable de las autoridades de ocupación rusas murió en la región ucraniana de Járkov (noreste) a causa de un atentado, informó este lunes una agencia rusa, un tipo de ataque que se está volviendo frecuente en las zonas ucranianas controladas por Moscú. 

La administración de ocupación de la región de Járkov, citada por la agencia de prensa estatal rusa TASS, afirmó el lunes que el responsable de la ciudad de Veliki Burluk, Eugueni Yunakov, murió por la explosión de una bomba bajo su coche

Según esta misma fuente, este “acto terrorista” fue cometido por saboteadores ucranianos infiltrados tras las líneas rusas. No se reveló la fecha del ataque. 

El 6 de julio, los medios estatales rusos mencionaron por primera vez la creación de una administración de ocupación en la región de Járkov, en el este de Ucrania fronteriza con Rusia. 

Vitali Ganchev, que dirige este organismo, afirmó entonces que cerca del 20% de la región estaba ocupada por fuerzas rusas, y controlan ciudades como Izium, Vovchansk y Kupiansk. 

Mientras tanto, la capital homónima de la región resiste desde hace más de cuatro meses a las fuerzas del Kremlin, a pesar de los bombardeos casi diarios.  

El ejército ucraniano lanzó varios contraataques en los alrededores de la ciudad, consiguiendo algunas victorias. 

Moscú instauró organismos administrativos en otras dos zonas ocupadas en el sur de Ucrania, en la región de Jersón y en una parte de la de Zaporiyia, que cayeron en sus manos en los primeros días de la ofensiva iniciada el 24 de febrero. 

En estas zonas, como ya es el caso en los territorios separatistas del este, el Kremlin lleva a cabo una política de rusificación de cara a una posible anexión, introduciendo su divisa y alentando a los habitantes a pedir pasaportes rusos.