Un grupo de científicos logró identificar el lugar de origen de “Black Beauty” (Belleza Negra), un meteorito marciano hallado en el Sáhara en 2011, que puede ayudar a desentrañar los orígenes de la formación de la Tierra.

El equipo ha logrado identificar de qué región de Marte proviene el pedrusco, y su particular composición mineral promete revelar ahora detalles de los primeros instantes de nuestro planeta.

El meteorito cabe en la palma de la mano, pesa poco más de 300 gramos y sobre todo es “una de las rocas más antiguas en la historia de la geología”, explicó a la Afp el planetólogo Sylvain Bouley, uno de los coautores del informe

El meteorito contiene zircones, el mineral más antiguo que se conoce en la Tierra, de 4 mil 480 millones de años de edad. Es decir, “aproximadamente 80 millones de años después del inicio de la formación de los planetas” del Sistema Solar, explicó Bouley, profesor del laboratorio de Geociencias de la universidad de Paris-Saclay.

El meteorito NWA 7034 es un “libro abierto sobre los primeros instantes de Marte”, cuando su superficie de magma empezó a solidificarse.

El incesante movimiento de las placas tectónicas ha ido sepultando y desintegrando los materiales primigenios de nuestro planeta Tierra. Algo que no ocurrió en Marte.

El equipo de científicos, liderado por la Universidad Curtin de Australia, logró la proeza de identificar el cráter marciano de donde proviene originalmente el meteorito NWA 7034.

Ese cráter está situado en una región cuya corteza marciana no cambió sustancialmente desde la formación del planeta rojo.

Para lograr identificar el cráter exacto, los científicos tuvieron que estudiar 8 mil formaciones de ese tipo existentes en la superficie de ese planeta.

Gracias a la medición de la exposición a los rayos cósmicos del NWA 7034, los planetólogos fueron capaces de determinar que el meteorito cruzó el espacio hace unos cinco millones de años.

Eso ayudó a restringir el tipo de cráter que buscaban. “Un cráter muy joven y ancho”, explicó Lagain.