Todo se mueve

“El caos es un orden por descubrir”

Saramago

Asunto 1

La ciencia es uno de los instrumentos mediante los cuales el hombre comprende y se hace preguntas sobre lo que le rodea.  Hace aproximadamente dos siglos, época del positivismo, todo trataba de explicarse a través de modelos matemáticos y leyes inquebrantables. A partir de mediados del siglo pasado el método inductivo de corte cualitativo propuso como centro de conocimiento al hombre. Es decir, basta de mirar lejos de nosotros, si podemos ser al mismo tiempo objeto y sujeto de conocimiento.  Sea como sea, la ciencia ha tratado de explicarse a través de distintas visiones y realidades del mundo.

Tiene poco que a través de la NASA se dieron a conocer imágenes del universo. Lo que me fascina e intriga de “ese” tipo de ciencia es que su objeto de estudio se encuentra a millones de kilómetros de años luz y quienes con ahínco lo estudian es posible que nunca llegan a conocerlo del todo. ¿Qué les motiva a tratar de conocer lo que, a muchos, les parece indescifrable?

Resultan verdaderamente sorprendentes y bellas las imágenes que se compartieron. Aquello que parece caos es un orden por descubrir, dicen los que saben.  A ver qué otras cosas se terminarán descubriendo en este siglo.

Asunto 2

Hace unos días nuestro presidente estuvo de visita en los Estados Unidos. Ya superado (ojalá) el distanciamiento y el desencanto tras no asistir a la Cumbre de Las Américas había que ir personalmente y limar asperezas.  López Obrador es un personaje al cual no le gusta mucho salir del país, de hecho, son contadísimas las veces que lo ha llegado a hacer. Esto me genera algunas lecturas:

  1. Al gobierno mexicano le importa mucho la relación con su principal socio comercial. Esto a pesar de parecer una obviedad tiene sus claroscuros.  A partir del gobierno del ex presidente Trump las relaciones entre ambas naciones llegaron a tensarse hasta alcanzar niveles casi nunca antes vistos. La polarización que causó el magnate neoyorquino provocó gran animadversión en nuestra contra.  El lenguaje binario que utilizaba (nosotros los americanos somos buenos vs los mexicanos son lo peor de lo peor) sigue aun presente en nuestros días.
  • Llama mucho mi atención el “mitin” del presidente en el monumento a Martin Luther King Jr. En política la forma es fondo y eso él lo sabe perfectamente. Hay que fijarnos bien y ser observadores para tratar de entender el mensaje que está mandando.  De haberlo querido pudo haber dado un discurso en el monumento a Lincoln (ex presidente y figura también emblemática),  o pudo haber elegido la embajada mexicana para hacerlo, pero no lo hizo. ¿Por qué? Escogió a un líder afroamericano que luchó durante su vida por el reconocimiento y respeto de los derechos civiles de aquella minoría.  Así pues, es claramente un “guiño” a que él se identifica más que con ser un jefe de Estado, como un líder  que lucha por los grupos más vulnerables.  ¡Qué interesante es la política internacional!
  • Las visitas entre mandatarios antes- de la pandemia- eran requisito indispensable para hacerse presente ante los demás. ¿Por qué no realizarla tranquilamente desde las oficinas de Palacio Nacional? ¿Qué cosas se dirán en lo “oscurito” que nunca nos enteraremos? ¿Serán amigos? ¿Se toleran?

 Asunto 3

Las corcholatas siguen “bailando”. Es raro quien todavía no se destapa faltando tanto para que se escojan candidatos.  Debe ser muy difícil compaginar su vida pública con sus aspiraciones personales.  ¿Hasta cuándo seguirán en sus cargos? ¿Me intriga saber si ya los mandaron a llamar a todos desde la secretaria de gobernación? ¿Habrá piso parejo para todos?

¿Y la oposición qué hace? ¿Lograrán construir una gran alianza pese a sus egos?

Al tiempo.

Hasta la próxima

Luis Fajardo Velázquez

Twitter:  @LuisFajardoVel1

luisefeve@hotmail.com