Las primeras fotos que ha captado el telescopio espacial James Webb del universo han dejado al mundo científico -y a gran parte de quienes las han visto- asombrados.

La cantidad de detalles y, sobre todo, el rango de colores y la vivacidad de las imágenes, han llevado a los astrónomos a señalar que estamos a las puertas de una nueva era en la exploración del espacio.

Durante el lanzamiento de estas imágenes, la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) también difundió un documento donde se explica cómo se habían logrado esos registros.

Y en sus páginas se pueden apreciar dos gráficos con dos fotos de Júpiter y sus lunas… aunque estas no han causado el mismo revuelo que las otras imágenes.

La explicación que da el documento, confeccionado por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial de Canadá, es que Júpiter se utilizó para calibrar una de las cámaras infrarrojas que tiene el telescopio James Webb, la NIRcam.

el informe señala que los resultados alcanzados son mucho mejor que los anticipados, lo que abre otro abanico de posibilidades para el James Webb.

“Las pruebas demostraron que el James Webb es incluso mejor de lo esperado en el seguimiento de objetos que se mueven rápidamente, lo que será particularmente útil para estudiar cometas, asteroides cercanos a la Tierra e incluso objetos interestelares”, explicó.