El tenista serbio Novak Djokovic afirmó que no irá al US Open, el cuarto y último Grand Slam de la temporada que se disputará del 29 de agosto al 11 de septiembre, si no le autorizan disputar el torneo sin vacunarse, una situación que ya le afectó en Australia a principios de año tras ser deportado y no poder competir en el primer ‘grande’.

“Soy jugador profesional de tenis y quiero estar donde pueda jugar. Respeto a todos y me gustaría que, al menos, se respetara mi decisión. Si me lo autorizan, estaré en Nueva York. Y si no, tampoco es el fin del mundo”, dijo Djokovic este jueves en la inauguración de un complejo tenístico en Bosnia.

La decisión del serbio de no vacunarse de la covid-19 le impidió disputar el Open de Australia esta temporada, por lo que volvería a perderse el Grand Slam si la situación no cambia. “Espero de verdad poder volver en enero. Amo Australia y quiero volver. Y allí es donde he obtenido mis mejores resultados”, apuntó.

“A mí la política no me interesa. Tengo mis propios puntos de vista, y lo que quiero es que todo el mundo tenga la libertad de elegir lo que sea mejor para cada uno”, sentenció el 21 veces campeón de Grand Slam, quien todavía se siente joven tras conseguir el pasado domingo su séptimo Wimbledon y al que le quedan “muchos años y oportunidades” por jugar.