El influencer, quien suma más de 7 millones de seguidores en Instagram, será investigado por las autoridades de protección de los derechos de los niños, luego de que se virilizaran videos con su hija

Las redes no sólo sirven para distraerse y ver videos divertidos, también para evidenciar todo lo que está verdaderamente mal, como el maltrato.

Hace unas semanas el tiktoker Carlos Feria se puso en el ojo del huracán luego de que su esposa compartiera en sus redes un video en el que aparece gritándole y empujándola muy bruscamente en medio de una fuerte discusión.

Luego de esto, el caos se desató para la pareja de influencers colombianos.

Aunque ambos salieron a dar unas declaraciones en un video que él publicó, donde aseguraron que ya Dios lo cambió y es una persona ‘totalmente diferente’, los internautas no se lo perdonaron.

Tanto fue el odio hacia él, que no tardaron en aparecer videos de bromas pesadas contra su esposa e hija pequeña.

Desde escupirle en la boca y tirarle agua fría hasta gritarle que es lo peor que le ha pasado, todo por unos cuantos likes.

La imagen de la familia perfecta que antes mostraban en redes, se cayó.

Ahora Carlos, quien suma más de 7 millones de seguidores en Instagram, será investigado por las autoridades de protección de los derechos de los niños, luego de que se virilizaran los videos con su hija.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) informó en su cuenta de Twitter que el equipo de Defensoría de Familia contactará al creador de videos Carlos Feria y a su esposa, la ‘tiktoker’ Adriana Valcárcel, para “realizar verificación de derechos“. 

La Defensoría del Pueblo publicó un comunicado en el que manifestó que coincidía con el Instituto de Bienestar Familiar en las acciones tomadas sobre el caso del influencer.

Aunque el mismo tiktoker contestó el tuis con su número de teléfono para que se contactaran con él y compartió las capturas en sus historias, luego de unas horas las eliminó .