Es falso que un paciente que se encuentran en Jalisco se haya contagiado en Nuevo Nayarit, aseguró el Secretario de Salud, Francisco Munguía Pérez

Por Verónica Ramírez

Nayarit; martes 19 de julio del 2022.- Es falso que el paciente del Estado de Jalisco sospechoso de tener la viruela del mono se haya contagiado en su viaje a Nuevo Nayarit, aquí no hay ningún caso de este tipo y seguramente ya venía enfermo, afortunadamente, no lo esparció en nuestro estado, afirmó el Secretario de Salud, Francisco Munguía Pérez.

“Lo más seguro es que lo haya traído él, que bueno que no nos contaminó, yo así lo vería”, remarcó.

Por instrucciones del gobernador, Miguel Ángel Navarro Quintero hay una supervisión constante y se instaló un cerco sanitario en las fronteras para prevenir casos de este tipo. 

“Tenemos un cerco muy estricto desde un inicio en que se dio a conocer esta afección y no hemos tenido ningún caso. Hubo uno sospechoso hace 2 semanas, ya el InDRE  nos informó que no era nada parecido”.

Recomendó a la población que todos los pacientes que tienen lesiones ampulosas sobre todo en manos y plantas de los pies, inmediatamente tienen que acudir a consulta para descartar que se trate de esta viruela del mono, que reiteró, no hay ningún caso en Nayarit.

Por otro lado, luego de que se informó sobre la comercialización de ganado contaminado con tuberculosis y brucelosis a petición del gobernador se tomaron cartas en el asunto en materia de salud para detectar si hay personas enfermas por esta causa.

Ante ello, anunció que se redobla la supervisión sanitaria en centros comerciales y carnicerías del estado para verificar la procedencia del producto cárnico y realizar muestreos de lo que se expende para determinar que esté en buen estado y no dañe la salud del consumidor.

“Es un operativo en las áreas de expendio de cárnicos y ahí entra COESPRISNAY, ahorita lo que vamos a hacer es aumento mayor número de carnicerías a revisar”.

Lo que se busca en estos establecimientos es verificar dónde fue sacrificado el animal, constatar que cuenten con la guía otorgada por el veterinario de los rastros entorno a que está en condiciones aptas para el consumo y además, se toman muestreos aleatorios para certificar que esa carne no esté contaminada.

Finalmente, confirmó que hay pacientes con brucelosis y tuberculosis, pero es difícil conocer cuándo se contaminaron y en dónde, pero se trabaja precisamente, para que ya no existan más personas que consuman productos cárnicos enfermos.