La estrella que dio origen al agujero negro desapareció sin ninguna señal de una poderosa explosión

Un equipo internacional de investigadores ha encontrado un agujero negro inactivo en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia vecina a la nuestra, la Vía Láctea, a unos 160.000 años luz de distancia. El agujero negro, de al menos nueve masas solares, fue originado por una estrella azul caliente de 25 veces la masa del Sol que desapareció sin señales de haber provocado una poderosa explosión.

«Identificamos una ‘aguja en un pajar’», dice Tomer Shenar, de la Universidad de Amsterdam en los Países Bajos. Aunque se han propuesto otros candidatos a agujeros negros similares, el equipo afirma que este es el primero de masa estelar ‘inactivo’ que se detecta sin ambigüedades fuera de nuestra galaxia. Denominado VFTS 243, ha sido dado a conocer.

Los agujeros negros de masa estelar se forman cuando las estrellas masivas llegan al final de sus vidas y colapsan bajo su propia gravedad. En un sistema binario, un sistema de dos estrellas que giran una alrededor de la otra, este proceso deja un agujero negro en órbita con una estrella compañera luminosa. El agujero negro está ‘inactivo’ si no emite altos niveles de radiación de rayos X, que es como se detectan típicamente estos fenómenos.

El agujero negro en VFTS 243 se encontró después de seis años de observaciones de la Nebulosa de la Tarántula por el espectrógrafo (FLAMES) en el VLT de ESO . FLAMES permite a los astrónomos observar más de cien objetos a la vez, un ahorro significativo de tiempo del telescopio en comparación con el estudio de cada objeto uno por uno.