AMLO señaló que la inflación en México es más baja que en Estados Unidos, donde alcanzó una tasa anual de 9.1% en junio

*López Obrador pronosticó que para octubre o noviembre del 2022 cambiarán las condiciones internacionales que han profundizado la inflación a nivel mundial

El presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pronosticó que la inflación en México continuará al alza tres meses más, tras dispararse al 8.16%, el índice más alto en 21 años.

“Yo pienso que tres meses más. Yo creo que para octubre o noviembre ya empieza a bajar, ese es mi pronóstico porque van a empezar también a cambiar las condiciones internacionales”, declaró AMLO en su conferencia mañanera desde el estado de Jalisco.

López Obrador se refirió al dato del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que horas antes reveló que la tasa de inflación subió en la primera quincena de julio hasta el 8.16%, el índice más alto desde enero de 2001.

Aun así, AMLO señaló que la inflación es más baja que en Estados Unidos, donde alcanzó una tasa anual de 9.1% en junio, su mayor nivel en 40 años.

Además, argumentó que a su Gobierno le ha tocado lidiar con “dos calamidades externas”: la pandemia y la inflación derivada de la guerra de Rusia con Ucrania.

“Son factores externos que pueden mejorar, pueden cambiar, por eso celebro también que ya no hay el ambiente que hubo al inicio de la guerra: sanciones, declaraciones y acusaciones mutuas, como que se ha serenado un poco el ambiente mundial”, manifestó.

El mandatario presumió de las acciones que ha emprendido su gobierno contra la inflación, en particular el subsidio de 100% que desde marzo aplica al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que se debería pagar por cada litro de gasolina y diésel.

Aunque reconoció que este subsidio implica un costo, que él llamó “inversión”, de 500,000 millones de pesos este año (cerca de 25,000 millones de dólares), aseguró que no significa un déficit porque México está exportando cada barril de petróleo por encima de los 90 dólares.

“(Estamos) evitando que aumente el precio de las gasolinas, eso nos ha ayudado mucho a contener la inflación, La gasolina en México es más barata que en Estados Unidos y que en Europa, y esto nos está significando un subsidio en beneficio de los consumidores”, subrayó.

El presidente también defendió el plan inflamación que anunció en mayo y que consiste en un pacto con empresarios para controlar los precios de la canasta básica e incentivar la producción de alimentos a nivel nacional.

“Estamos ahora impulsando toda la actividad productiva porque la fórmula es ser autosuficientes en energéticos y ser autosuficientes en alimentos”, concluyó.