El Ministerio del Interior decidió en febrero de ese año que Enrique dejaría de recibir seguridad policial personal cuando estuviera en Reino Unido, incluso si él mismo cubría los costos

El príncipe Harry ganó el viernes un recurso para rebatir una decisión del Gobierno que le negó protección policial mientras está en el Reino Unido.

Enrique, nieto de la reina Isabel, recibió la protección policial completa que generalmente se da a las figuras reales antes de que decidiera retirarse de sus funciones y trasladarse a Estados Unidos con su esposa Meghan en 2020.

Sin embargo, el Ministerio del Interior -responsable de la policía, la inmigración y la seguridad- decidió en febrero de ese año que Enrique dejaría de recibir seguridad policial personal cuando estuviera en Reino Unido, incluso si él mismo cubría los costos.

El viernes, un juez del Tribunal Superior británico autorizó parte de la demanda de Enrique para una revisión judicial, proceso en el que se examina la legalidad de la decisión de un organismo público.

Enrique y Meghan han contado con un equipo de seguridad privada desde que se mudaron a California, donde viven con sus dos hijos pequeños.

Los abogados de Enrique han dicho que la seguridad privada no da al príncipe el nivel de protección que necesita si visita Reino Unido.

La madre de Harry, la princesa Diana, murió en un accidente de auto en París mientras trataba de escapar de los paparazzi, y el príncipe ha expresado su preocupación por que “la historia se repita”, en una aparente referencia a la tragedia de 1997.