Un antiguo general del ejército estadounidense ha afirmado que el estado de las fuerzas armadas rusas es “terrible”, sobre todo por los HIMARS (Sistemas de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad, por sus siglas en inglés) que tanto daño han hecho al lado ruso.

La semana pasada, Estados Unidos anunció el envío de cuatro nuevos HIMARS al ejército ucraniano y el general Mark Hertling ha afirmado que estas armas “cambiarán el juego” de la guerra.

Así lo escribió en Twitter: “En cuanto a los HIMARS -con menos balas, mayor alcance y precisión- el juego ha cambiado. Rusia está en una condición terrible y está perdiendo, mientras que Ucrania se ha adaptado a la lucha y está ganando”.

Por su parte, Olena Zelenska, la primera dama ucraniana, visitó Washington la semana pasada, donde pidió a Joe Biden y a su administración enviar más armas y apoyo militar.

En su discurso ante el Congreso, la esposa de Volodymyr Zelensky, dijo: “La guerra no ha terminado. Estamos agradecidos con Estados Unidos por estar de nuestro lado en esta guerra. Ayúdennos (…) y juntos lograremos una gran victoria”.

Estados Unidos ha prometido invertir 7.000 millones de dólares en ayuda a Ucrania.