Demi Lovato está resurgiendo de entre las cenizas. La cantante ha decido retomar su carrera como rockera y asegura se encuentra en su mejor momento.

Sin embargo, llegar a donde está ahora no ha sido nada fácil, de hecho, todo lo contrario.

Tan infeliz era que esto, sumado a sus problemas mentales, la llevaron a caer en una fuerte adicción a las drogas.

Hoy acepta que se encuentra en un momento de aceptación y que nunca pensó sentirse así.

Rara vez pienso en sustancias, es una cosa hermosa y algo que nunca pensé me pasaría!, dijo a la estación de radio Mix 104.1.

La cantante explicó que tardó muchos años de alejarse de las drogas y el alcohol porque realmente no tenía deseo de hacerlo.

Tenía gente a mi alrededor que quería que estuviera sobria. Creo yo no lo quería y ahora he tomado todas esas decisiones por mi cuenta y me he percatado que nada de eso funcionaba para mi , dijo:

En 2018 sufrió una sobredosis casi mortal que le provocó tres derrames cerebrales y un ataque al corazón, después de eso, todavía bebía alcohol y fumaba marihuana.

Sin embargo, no fue finales del 2019 que decidió alejarse por completo de ese estilo de vida.

En la actualidad se encuentra promocionando su nuevo album Holy Fuck.

Quiero hacer esto por mi misma. Algo que realmente represente lo que soy”.