Un hombre viajó más de mil kilómetros para ir al departamento de su exesposa y dispararle luego de que ella contara en redes sociales sobre su divorcio.

Aunque TikTok es una gran herramienta para divertirnos o aprender con tutoriales de todo tipo, también ocurren tragedias que llegan hasta la muerte.

No solo por los peligrosos retos virales, sino también por algunas exparejas que pueden sacar lo peor.

Tal es el caso de un hombre que viajó más de 1,100 kilómetros hasta la casa de su exesposa en Chicago y la mató a tiros luego de que ella contara en TikTok sobre sus problemas de pareja, según los informes.

Sania Khan, de 29 años, y su exmarido Raheel Ahmad, de 36, fueron encontrados con heridas de bala en la cabeza en su condominio de Windy City la semana pasada, según el Chicago Sun-Times.

Ellos estuvieron casados menos de un año y se divorciaron en mayo pasado.

Khan, una fotógrafa paquistaní-estadounidense, relató en la red social las presiones a las que se enfrentaba al intentar separarse de Ahmad.

Pasar por un divorcio siendo una mujer del sur de Asia se siente, a veces, como si hubieras fracasado en la vida. La forma en que la comunidad te etiqueta, la falta de apoyo que recibes y la presión para quedarte con alguien por el ‘qué dirá la gente’, hace que sea más difícil para las mujeres dejar matrimonios en los que ni siquiera debieron haber estado desde un principio”.

Escribió que su familia la presionó para que mantuviera la unión intacta e, incluso, algunos la amenazaron con el suicidio si se negaba.

La policía acudió al apartamento de Khan después de que la familia de Ahmad denunciara su desaparición y expresara su preocupación.

Tras llamar a la puerta de Khan, los agentes escucharon un disparo, informó el medio estadunidense. Encontraron a Khan muerta y a Ahmad con una herida de bala mortal.

Otras personas cercanas a Khan dijeron a la revista Time que Ahmad era una persona muy controladora  y ella se sentía asfixiada.

Controlaba lo que llevaba puesto. Desconfiaba de con quién se juntaba, de cómo se presentaba”, contó una mujer de nombre Gabriella Bordo.