Después del enérgico llamado de atención que hizo el gobernador del estado Miguel Ángel Navarro Quintero, en contra de la nueva rectora de la UAN, Noma Galván, quien pretendía basificar a sus familiares y amigos, a pesar de la crisis financiera que impera en la UAN, la rectora entró en razón y decidió no proceder con estas corruptas acciones 

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; sábado 30 de julio del 2022.- Reculó la rectora de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) Norma Galván al ordenar la “suspensión” de las nuevas bases entregadas a familiares y amigos, tras el reclamo del gobernador del Estado Miguel Ángel Navarro Quintero por derrochar el dinero de los universitarios en plena crisis financiera.

A través de un comunicado oficial del Alma Máter se dio a conocer esta decisión respecto al concurso para la definitividad de las plazas en el proceso 2022 para “echarlas a bajo” dado a la presión social por su forma poco “ortodoxa” de iniciar su gestión.

El documento reconoce que la UAN debe procurar el justo equilibrio entre los derechos laborales a la luz de las norma preestablecidas y, a la vez, continuar con el proceso de saneamiento, contención y salida de la crisis financiera que desde hace décadas vive la institución.

“Por lo anterior, y toda ve que no se han visto reflejados los resultados del proceso de definitividad, queda a partir de esta fecha suspendida su formalización”, cita el comunicado.

Y es que las deudas ahogan a esta institución de educación superior, y los altos intereses que deben cubrir ante diversas instituciones los tiene con un pie en la tumba  y sin el respaldo del gobierno del Estado,  volvería la insolvencia. 

Pese a que el Ejecutivo Estatal anunció que aún con los errores de la incipiente rectora, su respaldo a la UAN continuará con la entrega en las próximas semanas de 150 millones de pesos y un terreno con valor de cien millones, el miedo no anda en burro y  Norma Galván optó por  retroceder con las plazas asignadas a sus familiares y cuates.

Además, el ex rector Nacho Peña dijo que el dinero alcanzaba solo para cubrir los salarios del mes de octubre y si el gobierno no ayuda económicamente a la nueva rectora, se registraría como siempre, un diciembre negro para los trabajadores.
Así que más vale recular a esta mala decisión con tintes de corrupción para mantener la confianza del gobernador estatal quien en todo momento ha señalado incondicionalmente su empeño, conciencia y esfuerzo, para sacar adelante a la UAN.