Biden levantó su aislamiento tras dar negativo en varias pruebas, pero el sábado pasado volvió a dar positivo y se confinó de nuevo

*El médico de Biden atribuye el resultado positivo a los efectos del medicamento antirretrovírico oral Paxlovid que tomó durante cinco días

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sigue dando positivo a COVID-19 aunque se encuentra bien y está trabajando desde su residencia, informó hoy, 1 de agosto de 2022, su médico, Kevin O’Connor, en un comunicado distribuido por la Casa Blanca.

Biden había levantado su aislamiento el pasado 27 de julio tras dar negativo en varias pruebas, pero el sábado volvió a dar positivo y se confinó de nuevo.

“Al iniciar esta semana, el presidente sigue encontrándose bien. A raíz de su rebote, seguimos haciendo seguimiento de su situación. Esta mañana, como era de esperar, su prueba de antígenos sigue siendo positiva”, dijo O’Connor.

El médico del presidente explicó que Biden “permanece en un aislamiento estricto” y que está atendiendo “los asuntos del pueblo estadounidense desde su residencia”.

Además, afirmó que el mandatario es “plenamente consciente” de la necesidad de proteger al personal de la Casa Blanca y del Servicio Secreto de un posible contagio.

La Casa Blanca anunció el pasado 21 de julio que el mandatario se había contagiado de COVID-19 y el 27 de julio salió de aislamiento tras dar negativo el día anterior en un test.

Sin embargo, tras dar negativo durante cuatro días consecutivos, el sábado 30 de julio una prueba de antígenos mostró que el virus aún estaba presente en el organismo del mandatario.

O’Connor ha atribuido el resultado positivo de Biden a los efectos del medicamento antirretrovírico oral Paxlovid que tomó durante cinco días para ayudar con los síntomas de la enfermedad.

Según el doctor, esa pastilla anticovid puede tener un “efecto rebote” que es el que está experimentando Biden, de 79 años, y quien recibió las dos dosis de la vacuna y otras dos de refuerzo.

Como el virus todavía está presente en el cuerpo de Biden, la Casa Blanca ha suspendido dos viajes que tenía programados para los próximos días, uno a Delaware y otro a Míchigan.