Octavio “N” quien fue acusado por traficar con ganado tuberculoso poniendo en riesgo la salud de los Nayaritas, fue liberado bajo fianza por el tribunal superior de justicia, ya que, al parecer para los jueces poner en juego la salud de miles de personas no es un delito que amerite prisión oficiosa

Por Servio Tulio Berumen

Tepic, Nayarit; miércoles 3 de agosto del 2022.- El Tribunal Superior de Justicia, con Ismael o sin Ismael González Parra, al frente de la Presidencia del Poder Judicial del Estado, cometió otro “Tahuahuazo”, tras liberar bajo fianza al Presidente del Comité Estatal para el Fomento y Protección Pecuaria, Octavio”N”, quien sólo duró un día en la cárcel, por permitir la venta de 17 reses contaminadas con tuberculosis, cuando extraoficialmente se asegura que ya se habían vendido mil reses enfermas y que estas llegaron al consumo humano. 

Sospechosamente, el Juez de Control de la audiencia inicial, en lugar de dictarle cárcel automática a Octavio”N”, por los delitos graves de: Delitos contra la Salud y Ejercicio Indebido de Funciones, inexplicablemente, sólo duró un día en la cárcel, tras regalarle el beneficio de la libertad bajo fianza.

Tal parece que, en el Tribunal Superior de Justicia del Estado, sigue pesando la corrupción.

A menos que la Fiscalía del Estado, haya integrado deliberadamente una carpeta de investigación endeble y mal hecha para favorecer a Octavio”N”.

De acuerdo con el comunicado emitido por la fiscalía, Octavio “N”, en su calidad de servidor público omitió dar debido cumplimiento a sus obligaciones, ya que en fecha 1 de abril se verificó por parte del médico veterinario que 17 cabezas de ganado se encontraban infectadas con tuberculosis (Mycobacterium bovis),  por lo tanto dicho ganado tenía que haber sido marcado con la letra “T” que significa tuberculosis y enviado directamente al rastro para su sacrificio en un término no mayor a 10 días.

En todo este tiempo, según la fiscalía, Octavio fue omiso al no proceder con el marcaje del ganado y su sacrificio, y teniendo conocimiento de esto en razón de su encargo, no evitó que fuera vendido de manera indebida, lo cual tampoco denunció ante ninguna autoridad, poniendo en riesgo la salud pública.

Asimismo, el 3 de mayo Darío “N”, propietario de dicho ganado, indebidamente vendió las 17 cabezas a una persona de sexo masculino, a sabiendas que estas se encontraban infectadas con tuberculosis y que estas son medios directos y eficaces para la propagación de dicha enfermedad.

A su vez, éste comprador vendió ese mismo día las 17 cabezas de ganado a Miguel “N”, trasladándolas al corral de este último. Miguel “N” a sabiendas de la enfermedad de los animales, indebidamente vendió el mismo día, diez de las 17 cabezas de ganado, entregándolas en un rancho que se localiza en la localidad de San Vicente, municipio de Rosamorada, y otra cabeza de ganado más la vendió a otra persona el día 18 de junio del año en curso, sin hacer del conocimiento a los compradores que estas se encontraban infectadas por tuberculosis.

Por lo que dichas vacas fueron medios directos y eficaces de propagación de la tuberculosis, siendo esta una enfermedad grave y de alto contagio tanto en bovinos como en humanos.

Ante esta situación, los detenidos fueron puestos a disposición del Juez de Control de Primera Instancia del Sistema Penal Acusatorio y Oral, para continuar con los trámites de ley que definirán su condición legal.

Lo más alarmante, es que la Fiscalía del Estado, no precisó si el ganado enfermo llegó al consumo humano o si ya infectó a otras reses, pero el problema puede ser mucho más grave si los implicados ya tenían tiempo regularizando ganado enfermo, el cual no solo se comercializa en Nayarit, sino que termina en otros Estados como Jalisco y Sinaloa.