A través de su poderosa mirada infrarroja el telescopio James Webb produjo una fotografía detallada de la galaxia Rueda de Carro y de dos galaxias compañeras más pequeñas.

El telescopio James Webb sigue regalándonos increíbles imágenes de otro mundo, y de nueva cuenta reveló su más reciente instantánea en la que podemos seguir comprobando la magnificencia del universo que nos rodea.

En esta ocasión, nos trae la imagen de la galaxia Rueda de Carro, que se encuentra a aproximadamente 500 millones de años luz de la Vía Láctea, y con solo una foto, el telescopio ha logrado revelar nuevos detalles sobre la formación estelar y el agujero negro central de la agrupación de estelar.

Sus características revelan que se trata de una “galaxia anular”, menos común que galaxias espirales como la Vía Láctea.

La imagen también muestra que en el núcleo contiene una enorme cantidad de polvo caliente, y las áreas más brillantes son hogar de cúmulos gigantes de estrellas jóvenes.

La galaxia Rueda de Carro aún guarda un gran misterio a pesar de haber sido estudiada por otros telescopios, gran parte de esta incógnita se debe a la cantidad de polvo que oscurece la vista.

Webb, con su capacidad para detectar la luz infrarroja, ahora descubre nuevos conocimientos sobre la naturaleza de la Rueda de Carro.