El sumidero apareció súbitamente en un terreno de una empresa minera canadiense en Chile: posee la longitud de dos campos de fútbol y una profundidad de 200 metros. Los geólogos analizan si el gigantesco agujero se abrió por fenómenos naturales o como consecuencia de la actividad minera. Se cree que podría seguir creciendo, hasta alcanzar los 48 metros de diámetro.

Según informó en una nota de prensa el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), de Chile, el socavón no deja ver ningún material en su interior, solamente la presencia de una gran cantidad de agua. Ubicado a más de 643 kilómetros al norte de Santiago de Chile, el hueco podría estar relacionado con distintas denuncias por sobreexplotación minera: la zona es operada por la firma Lundin Mining, una empresa minera de origen canadiense que también opera en Argentina, Brasil, Portugal, Suecia y Estados Unidos.

Los geólogos chilenos están trabajando para intentar descubrir si está relacionado con un fenómeno natural o si tiene que ver con alguna consecuencia de la explotación minera en la zona. 

Diferentes estudios científicos, lograron demostrar que los sumideros también se forman regularmente cerca de minas antiguas y activas, donde se han extraído grandes cantidades de roca y mineral. Esta evidencia científica podría ir de la mano con las denuncias realizadas a la empresa minera, si es que realmente existió una sobreexplotación.

El geofísico Cristian Farías explicó muchos colapsos que tienen lugar en la naturaleza siguen la misma mecánica: los volcanes, por ejemplo, se derrumban cuando la estructura volcánica cae por su propio peso o se han retirado fluidos que existían en la zona. En esos casos, las formas creadas también son circulares o levemente ovaladas