Fue detectada una bola de fuego que entró a la atmósfera a 55 mil kilómetros por hora y sobrevoló el mar Mediterráneo, entre la costas de Málaga y Marruecos, indicó el astrofísico José María Madiedo, investigador responsable del proyecto SMART del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

El fenómeno fue captado el 17 de agosto a las 23:18 horas por los detectores del proyecto. Pudo verse desde más 600 kilómetros, puesto que tenía “un brillo semejante al de la Luna llena”, según el especialista.

​”La roca procedía de un asteroide. El violento rozamiento con la atmósfera de nuestro planeta a esta enorme velocidad causó que la superficie de la roca se calentase y se volviese incandescente, generándose así una bola de fuego”.

El cometa comenzó con una altitud de 80 kilómetros y, tras el recorrido, concluyó a unos 23 kilómetros sobre el mar.

“El análisis preliminar del evento permite concluir que la roca no se destruyó completamente en nuestra atmósfera: una parte de ella habría sobrevivido, cayendo al mar en forma de meteorito. Al caer en el mar, la roca no sería recuperable”.

El especialista reiteró que el cometa fue grabado por los sistemas del proyecto SMART, como parte de un proyecto para registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.