Cuando Apple dejó de incluir cargadores en sus iPhones en 2020, argumentó que lo hacía con un fin ecológico: reducir su huella de carbono al disminuir el tamaño del empaque.

Ese argumento provocó dudas en las autoridades brasileñas, quienes a fines de 2021 iniciaron una investigación para determinar si la decisión del gigante tecnológico afectaba los intereses de los consumidores.

Después de realizar la indagación, la agencia brasileña de consumidores, Senacon, informó que la decisión de Apple de no incluir cargadores en los nuevos iPhone “discrimina a los consumidores” al vender un producto que no está completo.

A la luz de las conclusiones, Brasil anunció este martes que queda prohibida la venta del iPhone 12 y todos los modelos posteriores que no incluyen cargadores, por violar la ley del consumidor.

Y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública estableció una multa al gigante tecnológico cercana a los US$2.300 millones.

Apple anunció que apelará la medida.

La multa y la prohibición de venta de iPhones sin cargadores fue anunciada poco antes de que Apple presentara sus nuevos modelos iPhone 14, 14 Pro y Apple Watch Ultra.