El hijo mayor de Lady Di acaba de heredar una propiedad de 685 años de antigüedad valorada en más de mil millones de dólares.

La muerte de la reina Isabel II acarreo muchos cambios al interior de la familia real británica entre estos, los testamentos reales y cómo será repartida la herencia de la desaparecida monarca entre sus hijos y nietos, pero sobre todo para quienes están en la primera fila a la sucesión del trono.

Y es que una de las figuras en quien más se han posado los ojos del mundo en los últimos días, ha sido en Guillermo príncipe de Gales, quien sucederá a su padre y se convertirá en rey, y quien por supuesto se llevará una gran parte del pastel de esta herencia real.

Lo que recibirá el heredero al trono podría ser el sueño de muchos, pues, sin mucho esfuerzo, es más, sin trabajar un solo día, el hijo mayor de Lady Di acaba de heredar una propiedad de 685 años de antigüedad valorada en más de mil millones de dólares.

Guillermo se convertirá en un hombre sumamente rico al heredar, de Carlos III, la propiedad privada del Ducado de Cornualles, con una extensión de 566 kilómetros cuadrados y que fue creada en 1337 por el rey Eduardo III

De acuerdo con Forbes, la fortuna personal de Isabel II ascendía a 500 millones de dólares, entre joyas, su colección de arte, inversiones y dos residencias, el Castillo de Balmoral en Escocia y la Casa Sandringham en Norfolk.

Las propiedades, fueron herencia de su padre, el rey Jorge VI.

Con su muerte, la mayor parte de la fortuna de la familia real, valuada en alrededor de 21 mil millones de dólares, en terrenos, propiedades e inversiones, pasa a ser del Carlos III y su hijo Guillermo.