Señaló que la capacidad de producción de Pemex ya se ha recuperado, “se va consolidando Pemex, tenemos reservas suficientes de petróleo. Está asegurada la producción para abastecer refinerías y no se permite corrupción, muchas obras que quedaron abandonadas se retomaron.

Citó el caso de la coquizadora de Tula donde se había invertido dos mil millones de dólares y se determinó reanudarla para evitar que se convirtiera en chatarra con una inversión adicional de dos mil millones de dólares.

Paralelamente, se logró revertir la herencia de Odebrecht, compañía a la que el gobierno de Felipe Calderón le había otorgado condiciones muy favorables en detrimento de Pemex, que debía suministrar gas subsidiado para operar su planta, mientras que se cancelaba la distribución a la planta de Pemex en Pajaritos.