Bajada de 10ºC, extensión del hielo polar y hambrunas generalizadas, principales consecuencias

La invasión rusa de Ucrania ha puesto en primer plano la amenaza de una guerra nuclear. Pero, ¿cuáles serían los efectos de una guerra nuclear sobre el planeta? Un nuevo estudio científico proporciona información detallada sobre el impacto global de semejante catástrofe. Otras investigaciones apuntan a que un conflicto nuclear entre EEUU y Rusia provocaría 5.000 millones de muertes.

Según demuestran las simulaciones analizadas, las tormentas de fuego que desencadenarían las explosiones nucleares liberarían a la atmósfera superior tales cantidades de hollín y humo que bloquearían el Sol y provocarían la pérdida masiva de cosechas en todo el mundo, dando lugar a una gran hambruna. En el primer mes después de la detonación nuclear, las temperaturas globales promedio caerían unos 10,5 grados centígrados, una bajada mayor que la que se registró en la última Edad de Hielo.

Las temperaturas del océano descenderían rápidamente y no volverían a su estado anterior incluso después de que el humo se disipara. A medida que el planeta se enfríase, el hielo marino se expandiría en casi 10 millones de kilómetros cuadrados y 1,8 metros de profundidad en algunas cuencas cercanas a los principales puertos, incluidos el puerto de Tianjin en Beijing, Copenhague y San Petersburgo.

El hielo marino se extendería a las regiones costeras normalmente libres de hielo, bloqueando de este modo el transporte marítimo en el hemisferio norte, lo que dificultaría el envío de alimentos y suministros a algunas ciudades como Shanghái, donde los barcos no están preparados para abrirse paso a través del hielo marino.

Científicos de la Universidad de Rutgers han trazado un mapa de los efectos de seis posibles escenarios de un conflicto nuclear. Una guerra a gran escala entre Estados Unidos y Rusia, en el peor de los casos posibles, acabaría con más de la mitad de la humanidad.