Datos señalan que ocho elementos uniformados tuvieron que ser trasladados a diversos centros hospitalarios para su atención inmediata.

Un grupo de presuntos normalistas de Ayotzinapa llegó a protestar afuera del edificio de la Fiscalía General de la República en la Glorieta de Insurgentes, casi al finalizar su acto, un posible grupo de choque comenzó a arrojar piedras y otros objetos a los policías que se encontraban en el lugar.

Los uniformados tanto de la FGR como de la Secretaría de Seguridad Ciudadana solo pudieron resguardarse con sus equipos, mientras del otro lado les llegaban piedras y demás objetos.

Luego del ataque, los camiones que llevaban a los normalistas se retiraron, afuera del edificio de la FGR quedaron, en forma preliminar, 15 elementos de diferentes corporaciones con golpes y lesiones.

Datos indican que ocho de ellos tuvieron que ser trasladados por ambulancias tanto del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) como de la Cruz Roja a diversos hospitales cercanos.