Al no acudir a la marcha dan la espalda a sus agremiados y hacen su confesión de parte

Por: Miguel Ramírez 

“El que nada debe, nada teme” versa un dicho popular. Hoy aplicado a la dirigente del SUTSEM, Águeda Galicia Jiménez y a los líderes del magisterio los hermanos, Gerardo y Jorge Aníbal Montenegro Ibarra. Los dirigentes al no encabezar las marchas se declararon tácitament culpables de los delitos que se les acusa. 

Usan el arte de victimizarse. Mienten a sus agremiados para seguirlos explotando en su beneficio político. No hay persecución en su contra de parte del gobierno. Saben bien que no hay orden de aprehensión en su contra, los amparos y más amparos interpuestos ante un juez federal lo comprueba. Pero su trabajo ahora es hacer el drama, no dar la cara. Ese rostro que ahora sí refleja miedo por sus delitos ahora descubiertos y cometidos por años. 

A poco Águeda Galicia no sabía que las más de 51 prestaciones que ahora tienen los burócratas estaban fuera del marco de la Ley Federal del Trabajo y que los bienes presuntamente adquiridos con las cuotas de los trabajadores puestos a su nombre era una ilegalidad y que al no coincidir con sus ingresos se configura en delitos. ¿Estará tan ingenua la líder del SUTSEM?

Y los Montenegro Ibarra, Gerardo y Jorge Aníbal, soberbios por manipular al ex GOBERNADOR no sabían que era delito falsificar la firma de Toño para otorgar permisos de taxis y alcoholes. De traficar con el ganado enfermo y ser juez y parte en SEPEN por décadas cometiendo todo tipo de violaciones a la normatividad. Dejando al sector en crisis y saqueado en sus finanzas. ¿Quieren ahora que alguien les crea su ingenuidad?

No, no lo que pasa es que por años se los tragó la soberbia y los hizo sentirse intocables al encabezar a sus gremios. Trabajadores, magisterio y burócratas utilizados para sus fines políticos personales y de familia lo que les permitió por años un enriquecimiento inexplicable. Ahora díganle a su base la verdad y quizá sean perdonados. Pero la mayoría de los nayaritas ya los tiene marcados como presuntos responsables del saqueo de Nayarit.