Un día después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó movilizar a 300 mil reservistas, unos diez mil se postularon, mientras que en la frontera miles más intentaban salir para evitar ser reclutados

MOSCÚ.

Rusia em­pezó ayer su movi­lización de tropas adicionales para re­forzar su ofensiva militar en Ucrania, después de que las autoridades anun­ciaron que miles de perso­nas se habían presentado voluntariamente, y pese a que muchos rusos huyen del país para no verse obligados a combatir.

En imágenes difundidas en las redes sociales después de que el presidente Vladi­mir Putin ordenara el miér­coles la movilización de 300 mil reservistas se puede ver a cientos de ciudadanos rusos respondiendo a convocato­rias militares.

El ejército ruso dijo que unas diez mil personas se presentaron de manera voluntaria en las últimas 24 horas para ser movilizadas.

Mientras que miles más salieron del país o intenta­ban conseguir un boleto de avión para librarse de ser reclutados.

En la cercana Armenia, en el aeropuerto de Ereván, Dmitri, de 45 años, explicó haber dejado a su mujer y sus hijos en el país. “No quiero morir en esta guerra sin sen­tido. Es una guerra fratrici­da”, aseguró, preservando su anonimato.

En redes sociales circularon videos de rusos que se despedían de sus familiares antes de abordar camiones rumbo a Ucrania.

Ante esta estampida, Ale­mania se dijo dispuesta a acoger a desertores del ejér­cito ruso “amenazados de grave represión”.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodímir Zelens­ki, instó a los rusos a “protes­tar” contra la movilización de reservistas o a “rendirse” ante las fuerzas de Kiev.

Cincuenta y cinco mil soldados rusos han muerto en esta guerra en seis meses (…) ¿Quieren más? ¿No? En­tonces, ¡protesten! ¡Luchen! ¡Huyan! O ríndanse” al ejér­cito ucraniano”, dijo en ruso en un mensaje en video.

Son sus opciones de supervivencia”, añadió el mandatario ucraniano.

El llamado a filas tiene lugar tras los duros reveses de las fuerzas rusas en sep­tiembre, tras la contraofen­siva ucraniana en el noreste y el este del país. Y coinci­de con que varios territorios ucranianos controlados por Moscú votarán hoy para ser anexados por Rusia.

La votación empie­za mañana y nada podrá impedirlo”, señaló a la te­levisión rusa el jefe de la administración de ocupa­ción de la región de Jersón, Vladimir Saldo.

DENUNCIAN TORTURA CONTRA PRISIONEROS

“Muchos” ucrania­nos que fueron entregados a Ucrania en un importan­te canje de prisioneros de guerra con Rusia fueron “brutalmente torturados” durante su cautiverio.

Así lo aseguró Kyrylo Budanov, a cargo del de­partamento de inteligencia en el Ministerio de Defensa ucraniano.

Agregó que hay “perso­nas cuyo estado físico es más o menos normal, apar­te de una subalimentación crónica debido a las malas condiciones de detención”.

Estos prisioneros estu­vieron detenidos en varios establecimientos en los territorios ucranianos ocu­pados por las tropas rusas, así como en Rusia, dijo Budanov.

Según el ministro del Interior, Denys Monastyrsky, “absolutamente todos” los ucranianos canjeados “ne­cesitan una rehabilitación psicológica”.