Posibilidad de que el horario de verano desaparezca definitivamente

Por Sergio Mejía Cano

Bueno, pues el primer paso ya está dado, ya que la Cámara de Diputados ha aprobado la eliminación del horario de verano; ahora falta que el Senado de la República lo ratifique también, para que por fin ya no se aplique jamás. Aunque claro está que, en el senado podría haber ciertas reticencias de parte de quienes nomás por hacer la mosca chillar voten en contra; pero todo indica que por mayoría se obtendrá el resultado como en la Cámara baja.

Desde que se implantó el horario de verano, hubo inconformidad en la mayor parte de los mexicanos de ambos sexos e incluso, varios analistas y conocedores de la salud humana, confirmaron en su momento que en cierta forma dicho cambio de horario significarían daños a la salud, al mover el reloj biológico de la gente, porque si bien era una hora nada más, con eso se tenía para que la mayoría de los organismos se descompensaran en cierta medida, perjudicando tanto el sueño como la digestión de alimentos, no nada más en personas de la tercera edad y niños, sino en personas de todas las edades.

El motivo o pretexto del entonces gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000), fue que era para ahorrar energía y así aprovechar una hora más de luz para esparcimiento y descanso. Sin embargo, la mayoría de la población, desde un principio dudó de esta explicación; y si bien los conocedores del tema aducían que sí se estaba ahorrando energía a grandes niveles, la gente vio y comprobó que para el gasto común no era así, pues los recibos de luz no bajaron de precio a pagar en incluso, en algunos hogares se incrementó el gasto de luz debido a que por las mañanas tardaba más en llegar la luz solar, por lo que se tenían que prender los focos de la casa prácticamente lo mismo que por la noche, con la salvedad de que en la noche era menos tiempo porque se llegaba la hora de dormir; no así en las mañanas, porque era más tiempo el que se tenían que tener los focos encendidos.

Pero lo que más inquietó desde el primer momento a esa mayoría de la población y, que por lo que se vio también desde el inicio de la implementación del horario de verano, fue la salud, cosa que al parecer tuvo sin cuidado al entonces gobierno de Zedillo, importándole poco los daños que, infinidad de personas entendidas en cuestiones de salud, indicaban que se estaba afectando la salud de toda la población.

Así que al descontento popular lo dominó el sentido común de que, en sí, el cambio de horario no era para ahorrar energía, sino para favorecer el intercambio comercial, principalmente con el vecino país del norte, homologando los horarios para que se empataran la apertura de los comercios.

El horario de verano cumplió 26 años de que se impuso a los mexicanos única y exclusivamente por intereses y fines comerciales, así que es posible que, para las generaciones que ya nacieron dentro de este esquema el hecho no signifique tanto como para las anteriores generaciones que sintieron más dicho cambio en sus organismos.

Algo que confirmó fehacientemente que el cabio de horario en nuestro país ha sido nada más con fines comerciales, fue cuando en el año de 2010 el entonces senador por Nayarit, Raúl Mejía González, promovió y cabildeó para que se homologara el horario entre el municipio de Bahía de Banderas, Nayarit, con el de Puerto Vallarta, Jalisco, una homologación de horario supuestamente para no confundir al turismo que veía que con nada más atravesar el río Ameca, cambiaba el horario una hora. Así que se aprobó en aquel entonces dicha homologación siendo evidente que no era por otra cosa más que favorecer a la llamada industria sin chimeneas: el turismo.

En ese entonces, en céntrico hotel de Tepic, Nayarit, empresarios de varios rubros, ofrecieron una conferencia de prensa, para promover y hablar sobre las bondades al homologar el horario de Bahía de Banderas con Puerto Vallarta. Sin embargo, dichos empresarios entre los que estaban hoteleros y restauranteros, no sabían que, hasta el año de 1927, el estado de Jalisco o gran parte occidental de dicha entidad, tenía el mismo horario que el estado de Nayarit, por estar ambos estados en el meridiano 105 de acuerdo a los husos horarios. El horario del estado de Jalisco se cambió al meridiano 90 del centro del país, precisamente con fines comerciales debido a que, en 1927 se había unido la vía férrea entre Nayarit y Jalisco, conectando así el norte del país con el centro por vía ferroviaria, favoreciendo, obviamente, el comercio de la parte occidental del país.

Sea pues. Vale.