El nuevo estándar será el puerto USB tipo C, que optimiza la carga de los dispositivos portátiles y la transferencia de datos. Los portátiles también estarán obligados a tener un cargador único

Antes de que acabe 2024, todos los teléfonos móviles, tabletas y cámaras que se vendan en la UE deberán incorporar un puerto de carga USB-C. Esta obligación se extenderá a los ordenadores portátiles en 2026. Después de un largo camino de más de diez años, el pleno del Parlamento de la UE ha aprobado este martes la nueva legislación que establece un cargador único para todo el territorio perteneciente a la UE.

«El cargador único será por fin una realidad en Europa. Hemos esperado más de diez años para esta ley, pero la plétora de cargadores actuales será pronto cosa del pasado. La normativa permite el desarrollo de soluciones de carga innovadoras y beneficiará a todos, desde los consumidores, hartos de cambiar de cargador, al medio ambiente«, ha señalado en un comunicado Alex Agius Saliba, representante en el Parlamento por Malta.

Apple, la más afectada

Con la nueva norma, la UE busca reducir la basura electrónica, por lo que será el consumidor el que decida con cada compra si incluir o no un artículo de carga.

Según los datos de la UE, cada año se generan entre 11.000 y 13.000 toneladas de residuos electrónicos en el espacio comunitario y con la generalización del cargador único los europeos podrán ahorrarse unos 250 millones de euros en soluciones de carga innecesarias.

Apple es, sin duda, la empresa a la que más afecta la medida impulsada por la UE. Todos los iPhone que ha comercializado durante los últimos años se cargan mediante el empleo del cable Lightning, fabricado por la propia compañía; el USB-C solo está presente en un puñado de iPads y ordenadores portátiles. Solo durante 2021, la firma comercializó más de 51 millones de ‘smartphones’ solo en Europa.