Al menos 75% de los trabajadores presenta estrés laboral, de acuerdo con el IMSS, mientras que la OMS refiere que México ocupa el primer lugar en burnout.

México ocupa, desde 2017, el primer lugar en burnout o síndrome de “estar quemado” por desgaste laboral, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), y al menos, el 75% de los trabajadores presentan estrés laboral, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El burnout fue reconocido por la OMS como una enfermedad consecuencia de un estrés laboral crónico y afecta no solo al trabajador sino también a la organización en la que desempeña su actividad, debido a que las consecuencias son físicas, emocionales y conductuales.

Es por eso que, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, el 10 de octubre, el Doctor Humberto Bautista Rodríguez, especialista en psico – oncología y coordinador del Servicio de Psico – Oncología en el Hospital de Oncología del Centro Médico Siglo XXI del IMSS y vocero especializado de PiSA Farmacéutica, explicó que: 

Todas las personas somos propensas a desarrollar enfermedades mentales y burnout; pero mucho dependerá de la “estabilidad” psicosocial en la que tenga la persona. Pero se puede presentar en cualquier ámbito laboral, siendo identificado en mayor medida en todas las profesiones en las que se está en relación directa con el trato al público y clientes”. 

Y especificó que son las personas que tienen mucha exposición social quienes pueden ser más propensas a enfermedades mentales como el burnout, como las personas que se dedican a la docencia y la atención a víctimas.

El especialista acotó que suele desarrollarse con mayor facilidad cuando coinciden factores de riesgo personal y los relacionados con el centro de trabajo; los personales son: baja tolerancia a la frustración, a la exposición al estrés o circunstancias vitales estresantes como cuidado de enfermos, enfermedades graves o pérdidas; las segundas: lagunas en las tareas asignadas al puesto de trabajo, sobredimensionamiento de funciones y responsabilidades, ambiente laboral complicado, fallas en el liderazgo en la empresa, sobrecarga de trabajo sostenida, presión asistencial, falta de apoyos y recursos, etc.

Entre las señales de alerta previo a presentar burnout, están el dejar de compartir con personas o situaciones que solía disfrutar, padecer de trastornos del sueño como el insomnio, tener los niveles de energía muy por debajo de lo normal, consumir drogas o alcohol en exceso o sufrir cambios de humor repentinos que afectan sus relaciones, explicó el Doctor Bautista Rodríguez: “Por lo general cuando una persona tiene problemas de salud mental muchas veces se siente aislada, frustrada y abrumada. Todas las áreas de su vida se ven afectadas, incluso su forma de pensar, sentir y actuar”. 

Además, el doctor especificó que, haciendo referencia a los datos del IMSS sobre que al menos el 75% de los trabajadores presenta estrés laboral más los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el número total de personas con tendencia al burnout es de 44 millones 475 mil personas en México . 

El doctor Bautista Rodríguez refirió que estas cifras en gran parte se deben a que en México se cuenta con extensas jornadas laborales: “Para conseguir revertir una situación de “trabajador quemado” es crucial identificar y modificar las condiciones de trabajo que lo han producido, y en casos de exposición prolongada puede ser necesaria una reubicación del trabajador, un asesoramiento psicológico o acompañamiento en el puesto para rectificar los hábitos adquiridos”.

Es importante recordar que otras enfermedades que causan mayor incapacidad laboral temporal son la ansiedad, depresión y estrés. 

Por ese motivo, de 2010 a 2018, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha otorgado 130 mil 225 incapacidades por depresión, compartió el Doctor Humberto Bautista Rodríguez: “Es responsabilidad de las empresas, cualquiera que sea su giro, el estimular la salud mental de sus trabajadores; principalmente porque sus trabajadores son las personas que le dan vida a su empresa y si un trabajador presenta estrés laboral y/o burnout la misma empresa será la responsable del daño a la ciudadanía porque fomentará la exacerbación de las enfermedades mentales a nivel Nación”.