La familia de los “pelones” y los “milton” ingresaban a menores de 14, 15 y 16 años para cobrar  sueldasos como trabajadores de la UAN, los primeros mencionados tienen un total de 14 familiares cobrando con un gasto de 10 millones, mientras que los milton, tienen a 10 familiares cobrando, con un gasto de 4 millones 

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; martes 18 de octubre del 2022.- La Auditoria Superior del Estado de Nayarit, (ASEN) dio a conocer el informe preliminar de la Auditoria 2021 realizada  la Máxima Casa de Estudios donde sale a relucir las corruptelas orquestadas por dos familias, la ineptitud de un Contralor que cerró los ojos ante préstamos millonarios que se autorizaban a los allegados a las mafias sindicales y la entrega de plazas a menores de edad, entre otras anomalías.

El Auditor General, Salvador Cabrera adelantó estos detalles plasmados en el informe preliminar que se  entregará al Congreso del Estado a finales del presente mes.

Para empezar detalló que ya inició el procedimiento para cobrar 190 millones de pesos que se prestaron a líderes sindicales y  feuanos, así como  trabajadores administrativos y  académicos pero “mañosamente”,  estos empréstitos pasaron a cuentas incobrables, es decir, ese dinero  nunca regresó a las arcar universitarias porque se lo “auto-regalaron”.

Sin embargo, inició la cuenta regresiva para que lo reintegren a la institución o de lo contrario, se las verán con la Fiscalía General del Estado.

Asimismo, Salvador Cabrera dijo que se investiga a dos familias que eran prácticamente los dueños de la UAN,  los Pelones y los Milton, hacían y deshacían a su antojo al grado de otorgar bases a menores 14, 15 y 16 años con sueldos estratosféricos y autorizaban bases a toda su parentela con cargo a las arcas universitarias por más de 10 millones de pesos.

“La primera, tiene cerca de 14 familiares cobrando ahí en la universidad, los cuales nos cuesta alrededor de 6 millones y medio, y la mayoría no se acredita que hayan hecho funciones, es decir, que se hayan presentado a trabajar”.

En la segunda familia, tenían 10 familiares que cuestan al pueblo 4 millones de pesos, pero además, en la polla, se beneficiaron al parecer a sus menores hijos.

“Otra agravante es que se les fueron otorgadas bases, entraban a los 14, 15 y 16 años a trabajar, pero al final del año pasado, se les reclasificó al nivel más alto para alcanzar un nivel 12 y la normativa exige que éstos deben tener ciertos niveles de estudios, los cuales lógicamente no se cumplen”, remarcó.

Otra de las “linduras” detectadas en este mar de corrupción son los más de 20 millones de pesos al año que destina la Universidad Autónoma de Nayarit a los CENDIS y a la Escuela Mártires 20 de febrero administrados por el SETUAN. 

Pero hizo hincapié que la universidad se enfoca a la educación media superior y superior, y no tiene facultad para desviar ese dinero a planteles del nivel básico, por lo que todas estas anomalías tendrán un tiempo para resarcirlas o de lo contrario se procederá a las demandas, situación que se dará a conocer a finales del mes, concluyó el titular de  la ASEN, Salvador Cabrera.