El telescopio espacial James Webb capturó un paisaje exuberante y muy detallado de una región, los icónicos Pilares de la Creación, donde se forman nuevas estrellas dentro de densas nubes de gas y polvo.

Los llamados “Pilares de la Creación”, una de las capturas más famosas del Hubble, fueron captados por el telescopio espacial James Webb con un increíble detalle que está dejando a los científicos con la boca abierta.

Se trata de estrellas recién formadas brillan entre columnas flotantes y translúcidas de gas y polvo interestelar a 7 mil años luz de la Tierra, en la Nebulosa del Águila, en donde el nivel de detalle es superior.

De esta forma, en la parte inferior izquierda de esta imagen vertical se encuentran las regiones más densas de gas y polvo de color marrón y rojo oxidado.

Hay muchas capas de gas y polvo semitransparentes que se superponen entre sí. Un pico se levanta aproximadamente a un tercio del camino desde el fondo, y se vuelve de un color marrón mucho más oscuro con dos áreas de color rojo brillante hacia la punta.

Los Pilares de la Creación se destacan en un caleidoscopio de colores en la vista de luz infrarroja cercana del telescopio espacial James Webb de la NASA.

La nueva vista obtenida por Webb de los Pilares de la Creación, que se hicieron famosos por primera vez cuando se tomaron imágenes con el telescopio espacial Hubble de la NASA en 1995, ayudará a los investigadores a renovar sus modelos de la formación estelar mediante la identificación de recuentos mucho más precisos de estrellas recién formadas.